El obispo de Mallorca ve «con buenos ojos» que se imparta el Islam en los colegios - LA GACETA EUROPEA

ÚLTIMA HORA

Post Top Ad

Post Top Ad

miércoles, 30 de octubre de 2019

El obispo de Mallorca ve «con buenos ojos» que se imparta el Islam en los colegios

«En esta aventura, la enseñanza es un medio que no podemos descartar, al contrario, debemos incluir y promocionar»


El obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, ha escrito un artículo difundido en la página web de la diócesis, titulado ‘Nuestros hermanos musulmanes’, en el que, haciendo de portavoz del pensar de los católicos baleares, dice que «los cristianos que practicamos la religión católica» han visto con «buenos ojos» que «los hermanos musulmanes cuenten con la posibilidad de estudiar la religión islámica en los centros educativos de nuestra comunidad autonómica». Les ofrecemos el artículo en cuestión:

Nuestros hermanos musulmanes

Pensando en el bien de nuestra convivencia ciudadana y del diálogo interreligioso, los cristianos que practicamos la religión católica hemos visto con buenos ojos que los hermanos musulmanes cuenten con la posibilidad de estudiar la religión islámica en los centros educativos de nuestra comunidad autonómica y así conocer de forma directa aquellos elementos culturales y testimoniales que el hecho religioso ofrece. Del mismo modo que el Obispado propone los profesores de Religión Católica, será la Comisión Islámica la que propondrá los candidatos para impartir la Religión Islámica, siempre de acuerdo con los requisitos que la Ley de Educación prevé y exige a todo el profesorado de las Islas.

Del mismo modo que manifestamos nuestra alegría porque se haya abierto este campo educativo a los hermanos musulmanes, siguiendo la legalidad vigente tanto en España como en nuestra Comunidad Autónoma, creemos que es una decisión que clarifica la postura que se adoptará para que, tanto la voluntad de quienes nos gobiernan como el tratamiento que se dé al hecho religioso en el mundo de la enseñanza, reconozca que la dimensión religiosa -que no es de ninguna manera una cuestión privada- forme parte del currículo educativo y ayude a la formación cultural de los ciudadanos. Esta convicción expresa una auténtica laicidad positiva que reconoce la religión como elemento imprescindible de nuestra cultura.

Desconocer el hecho religioso es olvidar y negar la propia identidad, historia, cultura y un conjunto de elementos que configuran nuestro ser y nuestro vivir. Entre nosotros, pues, será bueno que también los musulmanes y los que provienen de otros ámbitos culturales y religiosos conozcan lo que nos caracteriza y define nuestra tierra, que desde que conviven entre nosotros también es la suya, deberán asumir y compartir en bien de una mejor convivencia. La religión es siempre apertura, encarnación, fidelidad, nunca una ocasión de cierre y de exclusión. Sería un mal síntoma hacer de un pueblo un conjunto de guetos que se olvidan entre ellos y se niegan mutuamente toda ocasión de comunicación y de diálogo.

Dado que somos y debemos ser ciudadanos de un mismo pueblo, los cristianos de la Iglesia católica queremos cooperar a una convivencia basada en el diálogo y la fraternidad humana, y, como creyentes en un solo Dios, que es amor y misericordia , crear ámbitos donde -tanto a nivel religioso como cultural- podamos compartir con los musulmanes respecto, inquietudes, oración, ayuda social a los más pobres, pactos de cooperación que aporten lo mejor de cada religión que contribuya a crear una sociedad basada en la igualdad, la justicia y la paz, junto con la práctica del bien y el ejercicio de los derechos humanos. Cada religión lo expresa culturalmente, proponiendo una antropología y una ética basada en la dignidad de la persona humana y ofreciendo los elementos educativos que lo hagan viable. Viviendo en un mismo pueblo, es del todo necesario entendernos y caminar juntos. En esta aventura, la enseñanza es un medio que no podemos descartar, al contrario, debemos incluir y promocionar.

Artículo en catalán

Els nostres germans musulmans

Pensant en el bé de la nostra convivència ciutadana i del diàleg interreligiós, els cristians que practicam la religió catòlica hem vist amb bons ulls que els germans musulmans comptin amb la possibilitat d’estudiar la religió islàmica en els centres educatius de la nostra comunitat autonòmica i així conèixer de forma directa aquells elements culturals i testimonials que el fet religiós ofereix. De la mateixa manera que el Bisbat proposa els professors de Religió Catòlica, serà la Comissió Islàmica la qui proposarà els candidats per a impartir la Religió Islàmica, sempre d’acord amb els requisits que la llei d’educació preveu i exigeix a tot el professorat de les Illes.

De la mateixa manera que manifestam la nostra alegria perquè s’hagi obert aquest camp educatiu als germans musulmans, seguint la legalitat vigent tant a l’Estat espanyol com a la nostra Comunitat autònoma, creim que és una decisió que clarifica la postura que s’ha d’adoptar perquè, tant la voluntat dels qui ens governen com el tractament que es doni al fet religiós en el món de l’ensenyament, reconegui que la dimensió religiosa –que no és de cap manera una qüestió privada– formi part del currículum educatiu i ajudi a la formació cultural dels ciutadans. Aquesta convicció expressa una autèntica laïcitat positiva que reconeix la religió com element imprescindible de la nostra cultura.

Desconèixer el fet religiós és oblidar i negar la pròpia identitat, història, cultura i un conjunt d’elements que configuren el nostre ésser i el nostre viure. Entre nosaltres, doncs, serà bo que també els musulmans i els qui provenen d’altres àmbits culturals i religiosos coneguin allò que ens caracteritza i defineix la nostra terra, que des de que conviuen entre nosaltres també és la seva, hauran d’assumir i compartir en bé d’una millor convivència. La religió és sempre obertura, encarnació, fidelitat, mai una ocasió de tancament i d’exclusió. Seria un mal símptoma fer d’un poble un conjunt de guetos que s’obliden entre ells i es neguen mútuament tota ocasió de comunicació i de diàleg.

Donat que som i hem de ser ciutadans d’un mateix poble, els cristians de l’Església catòlica volem cooperar a una convivència basada en el diàleg i la fraternitat humana, i, com a creients en un sol Déu, que és amor i misericòrdia, crear àmbits on –tant a nivell religiós com cultural– puguem compartir amb els musulmans respecte, inquietuds, pregària, ajuda social als més pobres, pactes de cooperació que aportin allò millor de cada religió que contribueixi a crear una societat basada en la igualtat, la justícia i la pau, junt amb la pràctica del bé i l’exercici dels drets humans. Cada religió ho expressa culturalment, proposant una antropologia i una ètica basada en la dignitat de la persona humana i oferint els elements educatius que ho facin viable. Vivint en un mateix poble, és del tot necessari entendre’ns i caminar junts. En aquesta aventura, l’ensenyament és un mitjà que no podem descartar, ans al contrari, hem d’incloure i promocionar.

1 comentario:

  1. La infiltración de la masonería y otras sectas en el clero ha llegado muy alto...

    ResponderEliminar

Post Top Ad