La importancia del III Conde de Villapadierna en la hípica española - LA GACETA EUROPEA

ÚLTIMA HORA

Post Top Ad

Post Top Ad

jueves, 27 de junio de 2019

La importancia del III Conde de Villapadierna en la hípica española


José María Padierna de Villapadierna y Avecilla, III Conde de Villapadierna, nació el 26 de diciembre de 1909 en el seno de una aristócrata familia en Málaga. Consiguió pasar a la historia de la hípica de España gracias a sus numerosas aportaciones, las cuales transformaron el mundo de las carreras de caballos de mediados del siglo XX. A partir de 1940, se centró en los hipódromos y consiguió destacar por delante de expertos como Antonio Blasco y Ramón Beamonte. Ello, sumado a que tuvo una cuadra con algunos de los mejores caballos del país, le hizo brillar entre los aficionados a las carreras.  
Fuente: Pixabay

La hípica no es la única disciplina en la que destacó Villapadierna, pues también estuvo profundamente interesado en el automovilismo. A pesar de haber sobresalido de forma notable como piloto en los años treinta, se vio obligado a dejar su profesión con el comienzo de la Guerra Civil. Aun así, durante su breve carrera, consiguió el bronce en el Gran Premio de Pau en dos ocasiones y ocupó cargos como el de presidente de la Federación Española, desde 1968 hasta 1977. Al principio de la guerra perdió a varios familiares y resultó herido, pero tras el fin de ésta, logró reponerse y se fijó en las carreras de caballos.
Los inicios del turf español se remontan a 1835, aunque no sería hasta mediados del siglo XIX cuando las carreras se regularían. Las diferentes guerras que sucedieron posteriormente en Europa imposibilitaron la importación de caballos y su reproducción, pero una vez finalizada la Guerra Civil, el número de nacimientos empezó a elevarse. Parte del mérito es de Villapadierna, conocido en aquel entonces como el “Conde” entre sus rivales. Con Baratíssima, uno de sus caballos más veloces, obtuvo su primer Gran Premio de Madrid, y más tarde logró obtenerlo en otras cinco ocasiones con Gomá, Reltaj, Touragua, Ifniri y Rheffíssimo.  
 
Fuente: Pixabay
El último caballo mencionado tiene una relevancia especial, dado que ha sido un semental clave para la cría de varios de los caballos que más importancia han tenido en la hípica española, como por ejemplo Teresa. Actualmente, las apuestas de carreras de caballos siguen activas y son uno de los negocios más rentables en las casas de apuestas. Tal y como se puede observar en el portal de Betfair, hay un amplio abanico de torneos en Europa, sobre todo en Gran Bretaña e Irlanda. Así pues, aunque el Conde falleció en 1979, sigue ayudando indirectamente a la hípica del país.
Parte del éxito de Villapadierna se explica a través de sus valiosos contactos, como por ejemplo el francés Marcel Boussac. El último cedió algunos de sus caballos como Tourbillon oCoronation al Conde, con el objetivo de que sus yeguas quedasen embarazadas y creasen una nueva y poderosa generación. Entre los demás premios que obtuvo con los mencionados caballos destacan cinco Corpas, dos copas de oro en San Sebastián, cuatro Gran Critériums, cuatro Villamejor y un Valderas.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad