Leyenda Negra: ¿Esquilmó España de oro y plata a América? - LA GACETA EUROPEA

ÚLTIMA HORA

Post Top Ad

Post Top Ad

domingo, 19 de mayo de 2019

Leyenda Negra: ¿Esquilmó España de oro y plata a América?


Una de las grandes falsedades que difunden los partidarios de la leyenda negra antiespañola es el supuesto supuesto robo masivo de metales preciosos, principalmente oro y plata, por parte de los españoles. Según ellos se hubiera esquilmado toda América transportándolo a España y dejando los territorios conquistados empobrecidos. Incluso algunos piden reparaciones por este hecho exigiendo a España que lo devuelva y que indemnice a los actuales países por dicho “delito”.

Ni que decir tiene que es absolutamente falso que todo el oro, plata, esmeraldas, perlas y otros minerales u objetos de valor fueran llevados a España. En el sentido más estricto y científico, sólo se llevó una pequeña parte de todo lo que se extraía y el resto se quedó en América.

Para empezar hay que decir que el oro, la plata y demás minerales considerados de gran valor por los europeos no tenían ningún valor económico para los nativos. Eran tan solo objetos de adorno por su belleza y facilidad para ser manipulados o se utilizaban en algunos ritos religiosos. En América en aquellos años no existía la moneda, el comercio se realizaba mediante trueque y tan solo los mexicas llegaron a utilizar como moneda opcional granos de cacao. Con esto quieremos decir que para los nativos el oro no era mucho más que para los occidentales de la época una figurita de cerámica en un estante.

Los metales que sí se llevaban a España extraídos de las minas americanas o como botín de guerra era el que se empleaba para liquidar los impuestos reales que las leyes castellanas imponían a la actividad económica general: el Quinto Real. Este impuesto era el que se aplicaba sobre los beneficios de las empresas, es decir, una vez deducidos los gastos y los ingresos sobre el beneficio obtenido se apartaba un 20% que debía de ser enviado a la Corona mediante recaudadores reales. El cobro de dichos impuestos se realizaba mediante barras de oro ya que eran más fácil de transportar.

Todas las riquezas que salían de América se ajustaban al Quinto Real, es decir, el 80% de las riquezas producidas se quedaban en América contribuyendo a su desarrollo y a la creación de unas sociedades que fueron entre las más ricas y avanzadas de su tiempo. Dicho Quinto Real fue variable en función de las circunstancias y las condiciones económicas de cada época por lo que incluso hubo momentos en que no era el 20% el impuesto, sino mucho menos, y ya en el siglo XVIII con las reformas borbónicas bajó hasta un diezmo, es decir, tan solo un 10%, con el objetivo de incentivar la actividad económica en América.

Por lo tanto no hay tal expolio, ni robo, ni evasión de ricos minerales a España, tan solo llegaba una cantidad de oro al fisco real como liquidación del impuesto, no como insinúan los agoreros de la leyenda negra. Por último, lógicamente, también se enviaba oro para el pago de los productos europeos enviados desde España. Pero a eso de toda la vida se le ha llamado compra-venta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad