Social Items


Elin Ersson, una estudiante sueca de 21 años, detuvo la deportación de un afgano de 52 años en un vuelo de Gotemburgo a Estambul el 23 de julio. Se negó a sentarse y transmitió en vivo su "protesta" en Facebook, que ha recibido 13 millones de visitas.

En los círculos de activistas, Elin había sido aclamada como el ángel de la guarda del refugiado; sin embargo, cuando el historial criminal del afgano salió a la luz -se descubrió que en realidad era un violento que azotaba a su esposa e hijas regularmente- su popularidad desapareció.

Ahora, la estudiante, se enfrenta a un proceso judicial por "violación de la ley de aviación", o en otras palabras, violar la ley, según Aftonbladet.

Ella se negó repetidamente a que el piloto y la tripulación de la aeronave se sentaran hasta que sacaran al afgano del vuelo que compartía con los policías suecos en el proceso de su deportación.

A pesar de sus esfuerzos por proteger al afgano, fue deportado más tarde, ya que a pesar de los problemas del país con el "enriquecimiento cultural", tienen una política estricta sobre la expulsión de solicitantes de asilo.

En 2017, la Agencia de Migración de Suecia ordenó a más de 9,000 solicitantes de asilo que abandonaran el país.

La estudiante que bloqueó la expulsión de un violento refugiado se enfrenta a 6 meses de cárcel


Elin Ersson, una estudiante sueca de 21 años, detuvo la deportación de un afgano de 52 años en un vuelo de Gotemburgo a Estambul el 23 de julio. Se negó a sentarse y transmitió en vivo su "protesta" en Facebook, que ha recibido 13 millones de visitas.

En los círculos de activistas, Elin había sido aclamada como el ángel de la guarda del refugiado; sin embargo, cuando el historial criminal del afgano salió a la luz -se descubrió que en realidad era un violento que azotaba a su esposa e hijas regularmente- su popularidad desapareció.

Ahora, la estudiante, se enfrenta a un proceso judicial por "violación de la ley de aviación", o en otras palabras, violar la ley, según Aftonbladet.

Ella se negó repetidamente a que el piloto y la tripulación de la aeronave se sentaran hasta que sacaran al afgano del vuelo que compartía con los policías suecos en el proceso de su deportación.

A pesar de sus esfuerzos por proteger al afgano, fue deportado más tarde, ya que a pesar de los problemas del país con el "enriquecimiento cultural", tienen una política estricta sobre la expulsión de solicitantes de asilo.

En 2017, la Agencia de Migración de Suecia ordenó a más de 9,000 solicitantes de asilo que abandonaran el país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario