Social Items


Seis años y medio de prisión y una multa de 900 euros. Esa es la condena que la Audiencia Provincial de Zaragoza ha impuesto a Thierno Mbaye (43 años) por violar a una amiga en una vivienda de la avenida de Salvador Allende, en El Picarral. Durante la vista, el hombre aseguró que la relación fue consentida y que la mujer lo denunció por celos.

Dejó entrever también que quería tenderle una trampa por ser él confidente de la Policía. Sin embargo, el tribunal considera "confusas y poco convincentes" las excusas del acusado, al que obliga también a indemnizar a la víctima con 3.450 euros por las lesiones y daños morales.

Los hechos se produjeron durante la madrugada del 18 de diciembre de 2016, después de que agresor y víctima hubieran estado tomando algo -un par de chupitos ella, tres cubatas él- en un pub del barrio. Entre los dos había una relación de amistad y el hombre había estado incluso viviendo de alquiler durante un mes en el domicilio de ella. Por eso, sobre las 4.30, ambos decidieron irse juntos a este piso a comerse unos huevos fritos.

Tras recenar, los dos se pusieron a ver la televisión tumbados en un colchón hinchable que la denunciante tenía en el cuarto de estar a modo de sofá. Sin embargo, en un momento dado y de forma sorpresiva, el acusado se abalanzó de forma violenta sobre su amiga, le quitó la ropa y la violó "sin que conste acreditado que llegara a eyacular".

Según la sentencia de la Sección Primera, tras obligar a la mujer a mantener relaciones sexuales, Thierno Mbaye la mantuvo sujeta en el colchón. "Después de unos 20 minutos, ella se levantó y, al preguntarle el acusado que adónde iba, esta le contestó que al baño", dice el tribunal. Pero no era más que una excusa, porque la denunciante aprovechó para salir de la vivienda medio desnuda y pedir auxilio.

La víctima acudió al piso de un amigo que vive cerca a contarle lo que había pasado y juntos se fueron a denunciar la violación ante la Policía Nacional. Una patrulla se presentó minutos después en la vivienda de la denunciante, donde encontraron al encausado desnudo y todavía tumbado en el colchón.

Según la forense que examinó a la víctima, esta presentaba múltiples contusiones "muy sugestivas de violación". Ello, unido al testimonio "en todo momento coherente y claro", ha llevado a los magistrados a dictar una sentencia condenatoria. La defensa, a cargo de Carlos Vela, ha anunciado su intención de recurrir el fallo.

Inmigrante condenado a 6 años de prisión por violar a una mujer en Zaragoza


Seis años y medio de prisión y una multa de 900 euros. Esa es la condena que la Audiencia Provincial de Zaragoza ha impuesto a Thierno Mbaye (43 años) por violar a una amiga en una vivienda de la avenida de Salvador Allende, en El Picarral. Durante la vista, el hombre aseguró que la relación fue consentida y que la mujer lo denunció por celos.

Dejó entrever también que quería tenderle una trampa por ser él confidente de la Policía. Sin embargo, el tribunal considera "confusas y poco convincentes" las excusas del acusado, al que obliga también a indemnizar a la víctima con 3.450 euros por las lesiones y daños morales.

Los hechos se produjeron durante la madrugada del 18 de diciembre de 2016, después de que agresor y víctima hubieran estado tomando algo -un par de chupitos ella, tres cubatas él- en un pub del barrio. Entre los dos había una relación de amistad y el hombre había estado incluso viviendo de alquiler durante un mes en el domicilio de ella. Por eso, sobre las 4.30, ambos decidieron irse juntos a este piso a comerse unos huevos fritos.

Tras recenar, los dos se pusieron a ver la televisión tumbados en un colchón hinchable que la denunciante tenía en el cuarto de estar a modo de sofá. Sin embargo, en un momento dado y de forma sorpresiva, el acusado se abalanzó de forma violenta sobre su amiga, le quitó la ropa y la violó "sin que conste acreditado que llegara a eyacular".

Según la sentencia de la Sección Primera, tras obligar a la mujer a mantener relaciones sexuales, Thierno Mbaye la mantuvo sujeta en el colchón. "Después de unos 20 minutos, ella se levantó y, al preguntarle el acusado que adónde iba, esta le contestó que al baño", dice el tribunal. Pero no era más que una excusa, porque la denunciante aprovechó para salir de la vivienda medio desnuda y pedir auxilio.

La víctima acudió al piso de un amigo que vive cerca a contarle lo que había pasado y juntos se fueron a denunciar la violación ante la Policía Nacional. Una patrulla se presentó minutos después en la vivienda de la denunciante, donde encontraron al encausado desnudo y todavía tumbado en el colchón.

Según la forense que examinó a la víctima, esta presentaba múltiples contusiones "muy sugestivas de violación". Ello, unido al testimonio "en todo momento coherente y claro", ha llevado a los magistrados a dictar una sentencia condenatoria. La defensa, a cargo de Carlos Vela, ha anunciado su intención de recurrir el fallo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario