Social Items

Emmanuel Macron estima que el «terrorismo endógeno» es la principal amenaza que pesa contra Francia, a corto, medio y largo plazo, con unos 11.000 potenciales yihadistas, «lobos solitarios» errantes por 700 suburbios multiculturales, muy conflictivos, según los servicios de seguridad del Estado. Tras los atentados de Trèbes y Carcasona, el presidente de la República reunió en el Elíseo su consejo de seguridad, en el que participan los ministros del Interior, Defensa y Exteriores, acompañados de las más altas jerarquías de la seguridad nacional, con el fin de reafirmar la determinación y respuesta del Estado.


Haciéndose eco de las primeras declaraciones de Macron, Gérard Collomb, ministro del Interior, afirmó este domingo: «La amenaza terrorista sigue siendo alta. Debemos hacer frente a un terrorismo endógeno, local, nacional, que puede ser manipulado desde fuera». Endógeno: «Que se origina o nace en el interior, como la célula que se forma dentro de otra».

A finales de febrero, el Ministerio del Interior tenía fichados a 19.745 individuos, susceptibles de ser radicalizados. De estos, unos 11.000 son «seguidos» por unos servicios de seguridad parcialmente desbordados por una amenaza semejante a una nube tóxica. La mayoría de los sospechosos viven de manera errante en unos 700 barrios multiculturales, siempre al borde del estallido social.

Durante toda la jornada del domingo, varios policías y periodistas fueron amenazados físicamente cuando intentaban realizar su trabajo en el suburbio de Carcasona donde vivía Radouane Lakdim, el autor de los asesinatos del viernes. Se trata de «Ciudad Ozanam», un suburbio multicultural. Reporteros de la cadena BFM TV, el vespertino Le Monde y la emisora France Info, que deambulaban en coche por el suburbio, fueron detenidos por bandas de jóvenes, armados de piedras y bastones, que les increparon: «Largaros de aquí u os jodemos a palos».

Nueva estrategia


Jean-Charles Brisard, director del Centro de Análisis del Terrorismo, dependiente del Ministerio del Interior, hace el siguiente análisis de la nueva amenaza terrorista endógena que se cierne sobre Francia: «Durante los años 80 del siglo pasado, la tendencia dominante fue la centralización de la información y los servicios de seguridad. La nueva amenaza reclama una reordenación parcial de la estrategia. En el el exterior, los triunfos contra Daesh en Siria no permiten erradicar el terrorismo de raíz endógena, nacional. Debemos aprender a “peinar” de mejor manera la nueva amenaza territorial, difusa, inquietante. La información centralizada debe ser utilizada sobre el terreno, a través de nuevas sucursales locales».

Los responsables de la lucha antiterrorista estudian nuevas formas de despliegue de las fuerzas de seguridad. En este sentido, el presidente Macron ha anunciado el próximo refuerzo de 2.000 nuevos puestos de gendarmes y antidisturbios. Durante los dos últimos años, desde las matanzas del invierno de 2015 (130 muertos), sucesivas «olas» de atentados se han cobrado otras 245 muertes.

(ABC)

Francia calcula que los yihadistas en suelo francés podrían ser más de 11.000

Emmanuel Macron estima que el «terrorismo endógeno» es la principal amenaza que pesa contra Francia, a corto, medio y largo plazo, con unos 11.000 potenciales yihadistas, «lobos solitarios» errantes por 700 suburbios multiculturales, muy conflictivos, según los servicios de seguridad del Estado. Tras los atentados de Trèbes y Carcasona, el presidente de la República reunió en el Elíseo su consejo de seguridad, en el que participan los ministros del Interior, Defensa y Exteriores, acompañados de las más altas jerarquías de la seguridad nacional, con el fin de reafirmar la determinación y respuesta del Estado.


Haciéndose eco de las primeras declaraciones de Macron, Gérard Collomb, ministro del Interior, afirmó este domingo: «La amenaza terrorista sigue siendo alta. Debemos hacer frente a un terrorismo endógeno, local, nacional, que puede ser manipulado desde fuera». Endógeno: «Que se origina o nace en el interior, como la célula que se forma dentro de otra».

A finales de febrero, el Ministerio del Interior tenía fichados a 19.745 individuos, susceptibles de ser radicalizados. De estos, unos 11.000 son «seguidos» por unos servicios de seguridad parcialmente desbordados por una amenaza semejante a una nube tóxica. La mayoría de los sospechosos viven de manera errante en unos 700 barrios multiculturales, siempre al borde del estallido social.

Durante toda la jornada del domingo, varios policías y periodistas fueron amenazados físicamente cuando intentaban realizar su trabajo en el suburbio de Carcasona donde vivía Radouane Lakdim, el autor de los asesinatos del viernes. Se trata de «Ciudad Ozanam», un suburbio multicultural. Reporteros de la cadena BFM TV, el vespertino Le Monde y la emisora France Info, que deambulaban en coche por el suburbio, fueron detenidos por bandas de jóvenes, armados de piedras y bastones, que les increparon: «Largaros de aquí u os jodemos a palos».

Nueva estrategia


Jean-Charles Brisard, director del Centro de Análisis del Terrorismo, dependiente del Ministerio del Interior, hace el siguiente análisis de la nueva amenaza terrorista endógena que se cierne sobre Francia: «Durante los años 80 del siglo pasado, la tendencia dominante fue la centralización de la información y los servicios de seguridad. La nueva amenaza reclama una reordenación parcial de la estrategia. En el el exterior, los triunfos contra Daesh en Siria no permiten erradicar el terrorismo de raíz endógena, nacional. Debemos aprender a “peinar” de mejor manera la nueva amenaza territorial, difusa, inquietante. La información centralizada debe ser utilizada sobre el terreno, a través de nuevas sucursales locales».

Los responsables de la lucha antiterrorista estudian nuevas formas de despliegue de las fuerzas de seguridad. En este sentido, el presidente Macron ha anunciado el próximo refuerzo de 2.000 nuevos puestos de gendarmes y antidisturbios. Durante los dos últimos años, desde las matanzas del invierno de 2015 (130 muertos), sucesivas «olas» de atentados se han cobrado otras 245 muertes.

(ABC)

No hay comentarios:

Publicar un comentario