Social Items


La octogenaria Mireille Knoll, que había escapado por muy poco de una redada masiva de judíos en la Francia ocupada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, murió el pasado viernes en París en un ataque antisemita protagonizado por un musulmán que gritó "Allahu Akbar" al asesinarla. El cuerpo de esta mujer de 85 años fue hallado parcialmente carbonizado en su apartamento. Dos sospechosos han sido inculpados y detenidos por homicidio voluntario motivado por «la verdadera o supuesta pertenencia de la víctima a la religión judía».

Esta superviviente del holocausto fue apuñalada hasta en once ocasiones y luego quemada en su apartamento del XI arrondissement de París. Los policías del distrito y los bomberos hallaron el cuerpo de la octogenaria parcialmente carbonizado sobre la cama de su vivienda en llamas. «Uno puede pensar que sus asesinos prendieron fuego al cuerpo para borrar todas las huellas», afirmaron fuentes policiales al diario «Le Parisien».

"Allahu Akbar", el grito del asesino al matar a Mireille Knoll, la mujer judía que sobrevivió al Holocausto


La octogenaria Mireille Knoll, que había escapado por muy poco de una redada masiva de judíos en la Francia ocupada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, murió el pasado viernes en París en un ataque antisemita protagonizado por un musulmán que gritó "Allahu Akbar" al asesinarla. El cuerpo de esta mujer de 85 años fue hallado parcialmente carbonizado en su apartamento. Dos sospechosos han sido inculpados y detenidos por homicidio voluntario motivado por «la verdadera o supuesta pertenencia de la víctima a la religión judía».

Esta superviviente del holocausto fue apuñalada hasta en once ocasiones y luego quemada en su apartamento del XI arrondissement de París. Los policías del distrito y los bomberos hallaron el cuerpo de la octogenaria parcialmente carbonizado sobre la cama de su vivienda en llamas. «Uno puede pensar que sus asesinos prendieron fuego al cuerpo para borrar todas las huellas», afirmaron fuentes policiales al diario «Le Parisien».

No hay comentarios:

Publicar un comentario