Social Items

Un vecino de Polop, Alicante, duerme en su furgoneta desde hace ocho días. Después de estar dos años viviendo en Barcelona, volvió a su casa y la encontró con las cerraduras cambiadas y con gente dentro.


Se llama Francisco, un hombre que lleva una semana durmiendo y comiendo en su furgonteta. Debido al frío ha tenido que ir al hospital por principio de hipotermia.

Francisco: "Aquí tengo todas mis pertenencias. Volví el domingo pasado a casa y no pude. Me encontré la casa ocupada". Esta es la pesadilla que está viviendo Francisco. Vive en una furgoneta a las puertas de su casa.



"Me echo el asiento para atrás y me pongo a dormir", explica. Hace dos años tuvo que irse a Barcelona a cuidar de su madre, cuando volvió, un ockupa estaba en su casa.

"Cuando llegué había Un señor durmiendo en el sofá, le dijo a la Policía que era su casa, que no se salía y que fuera al juzgado si quisiese". Francisco lo ha denunciado ante la Guardia Civil, tanto la okupación como las amenazas que recibió.

El okupa fue detenido pero el juez le dejó en libertad. "Tienen más derechos ellos que nosotros porque él no sale y no sale". Francisco consiguió hablar con el okupa este lunes, dice que le va a dar las llaves de su casa pero, de momento, no lo ha hecho. Francisco continua viviendo en su furgoneta, aparcada a las puertas de su casa y sin poder entrar.

ALICANTE | Un hombre durme en su furgoneta porque un okupa le ha quitado su vivienda

Un vecino de Polop, Alicante, duerme en su furgoneta desde hace ocho días. Después de estar dos años viviendo en Barcelona, volvió a su casa y la encontró con las cerraduras cambiadas y con gente dentro.


Se llama Francisco, un hombre que lleva una semana durmiendo y comiendo en su furgonteta. Debido al frío ha tenido que ir al hospital por principio de hipotermia.

Francisco: "Aquí tengo todas mis pertenencias. Volví el domingo pasado a casa y no pude. Me encontré la casa ocupada". Esta es la pesadilla que está viviendo Francisco. Vive en una furgoneta a las puertas de su casa.



"Me echo el asiento para atrás y me pongo a dormir", explica. Hace dos años tuvo que irse a Barcelona a cuidar de su madre, cuando volvió, un ockupa estaba en su casa.

"Cuando llegué había Un señor durmiendo en el sofá, le dijo a la Policía que era su casa, que no se salía y que fuera al juzgado si quisiese". Francisco lo ha denunciado ante la Guardia Civil, tanto la okupación como las amenazas que recibió.

El okupa fue detenido pero el juez le dejó en libertad. "Tienen más derechos ellos que nosotros porque él no sale y no sale". Francisco consiguió hablar con el okupa este lunes, dice que le va a dar las llaves de su casa pero, de momento, no lo ha hecho. Francisco continua viviendo en su furgoneta, aparcada a las puertas de su casa y sin poder entrar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario