Social Items

Un presunto caso de violación múltiple fue registrado en la capital de Austria el 1 de enero pasado y la Policía ha tardado un año en preparar un auto para el tribunal y hacer públicos algunos detalles. La víctima es una mujer de 28 años, de origen alemán, cuya identidad no ha sido facilitada por las autoridades.


La joven se había trasladado a Viena para visitar a una amiga y celebrar juntas la Noche Vieja del 2015. La mujer se sintió mal después de tomar varias copas en un bar. Salió a la calle a tomar el aire y fue en ese momento cuando la vieron sus agresores, según reporta el diario 'Kronen Zeitung'.

Un grupo de refugiados, al verla sola y aturdida en la calle, la raptaron y la trasladaron a su vivienda. Allí los nueve hombres implicados, todos de origen iraquí, le dieron una bebida con tranquilizantes para que no pudiera oponer resistencia, según sospecha la Policía. A continuación se fueron turnando para violar a la joven.

Después de horas de abusos, los hombres vistieron a la víctima y la llevaron a una parada de autobuses, donde la abandonaron. Los transeúntes, al verla seminconsciente, avisaron a la Policía.

Los hombres han sido identificados e interrogados por la Policía, pero alegan que la mujer consintió mantener relaciones sexuales con ellos, mientras que la víctima sostiene que en varias ocasiones les dijo: "Por favor, no quiero eso". Según el auto, algunos teléfonos móviles de los refugiados aún guardan algunos 'selfies' tomados junto a la víctima.

La mujer fue hospitalizada después del suceso. Su denuncia todavía no ha llegado a ninguna instancia judicial y la Policía austriaca hizo todo lo posible para evitar que los hechos se hicieran públicos, justificando que lo hacían "por el bien de la mujer".

Refugiados se hacen selfies con una mujer alemana mientras la violan en grupo

Un presunto caso de violación múltiple fue registrado en la capital de Austria el 1 de enero pasado y la Policía ha tardado un año en preparar un auto para el tribunal y hacer públicos algunos detalles. La víctima es una mujer de 28 años, de origen alemán, cuya identidad no ha sido facilitada por las autoridades.


La joven se había trasladado a Viena para visitar a una amiga y celebrar juntas la Noche Vieja del 2015. La mujer se sintió mal después de tomar varias copas en un bar. Salió a la calle a tomar el aire y fue en ese momento cuando la vieron sus agresores, según reporta el diario 'Kronen Zeitung'.

Un grupo de refugiados, al verla sola y aturdida en la calle, la raptaron y la trasladaron a su vivienda. Allí los nueve hombres implicados, todos de origen iraquí, le dieron una bebida con tranquilizantes para que no pudiera oponer resistencia, según sospecha la Policía. A continuación se fueron turnando para violar a la joven.

Después de horas de abusos, los hombres vistieron a la víctima y la llevaron a una parada de autobuses, donde la abandonaron. Los transeúntes, al verla seminconsciente, avisaron a la Policía.

Los hombres han sido identificados e interrogados por la Policía, pero alegan que la mujer consintió mantener relaciones sexuales con ellos, mientras que la víctima sostiene que en varias ocasiones les dijo: "Por favor, no quiero eso". Según el auto, algunos teléfonos móviles de los refugiados aún guardan algunos 'selfies' tomados junto a la víctima.

La mujer fue hospitalizada después del suceso. Su denuncia todavía no ha llegado a ninguna instancia judicial y la Policía austriaca hizo todo lo posible para evitar que los hechos se hicieran públicos, justificando que lo hacían "por el bien de la mujer".

No hay comentarios:

Publicar un comentario