Última hora

Aumenta el número de personas LGBT interesadas en portar armas para defenderse de ataques islamistas

Tras los ataques al bar Pulse en Florida, el número de afiliados a clubes LGBT de armas ha aumentado considerablemente. Ello evidencia el temor por parte de esta población y la necesidad de entablar un debate que actualmente se desarrolla en Estados Unidos, respecto al derecho a portar armas contra las debidas restricciones que podrían prevenir ataques como el ocurrido en Orlando.



El grupo Pink Pistols, con 35 clubes alrededor de Estados Unidos y Canadá, fue fundado en el año 2000 después de que el periodista Jonathan Rauch publicara un artículo en el sitio Salon, en el que expresaba su deseo de formar estos escuadrones rosas para proteger a la población LGBT y eliminar los estereotipos que se generan alrededor de las personas gays: “Si fuera sabido que los homosexuales portan armas y sabes usarlas, no se necesitaría usar muchas balas. De hecho, no todas las personas homosexuales tendrían que portar armas, mientras los golpeadores de homosexuales no supieran decir quienes sí las portaran”.

Después del ataque al club Pulse, donde fueron asesinadas 49 personas, los clubes de la red Pink Pistols aumentaron sus filas de 1 500 a 6 500 integrantes, de acuerdo con Gwendolyn Patton, portavoz de la organización. Distintos miembros ven este aumento como la reacción lógica al tiroteo, el cual consideran que sólo visibilizó la situación de vulnerabilidad que viven las personas LGBTI, misma que no es nueva. De acuerdo con el FBI, tan solo en 2014 se reportaron 999 crímenes hacia la población LGBTI.

“Es muy triste que algo de esta escala tuviera que pasar para que las personas se dieran cuenta de que esto es una necesidad para nuestra comunidad”, declaró Matt Schlentz, presidente del club Pink Pistols Utah, donde se enseña a las personas a usar armas de manera responsable y se les ayuda a conseguir el permiso para portarlas; “la realidad es que seguimos siendo atacados por besar a nuestras parejas o agarrarnos la mano en público. Nos rompen las ventanas por tener en ellas estampas sobre equidad”.

Con información de Rolling Stones, Queer Nation y USA Today.

No hay comentarios