Última hora

Los europeos occidentales huyen de la islamización y establecen colonias en Hungría

No es ningún secreto que Hungría se ha convertido en uno de los países más seguros del mundo. Mientras que Europa occidental abrió sus fronteras y aceleró su islamización durante la crisis migratoria, Europa Oriental hizo lo contrario .


Lo que muchas personas no habrían soñado con predecir durante décadas ahora está sucediendo: un número creciente de personas no se está moviendo de Europa del Este a Europa Occidental, sino en dirección opuesta.

La familia holandesa Bastiaensen, propietaria de una casa de vacaciones en Hungría, se dio cuenta de que la ciudad de Budapest era más segura que la capital holandesa, Amsterdam. La combinación de los impuestos más bajos de Hungría y el hecho de que no hay musulmanes los hizo decidirse a emigrar al país.

La familia dice que el primer ministro húngaro está haciendo un gran trabajo: "Viktor Orbán pone a los húngaros primero y los excelentes controles fronterizos de Hungría hacen que nuestro miedo al terrorismo casi no exista".


Según la familia, al menos trescientos holandeses y belgas han comprado casas cerca de la ciudad de Csemö. "Todos nuestros vecinos son holandeses y es agradable tener a otros holandeses cerca de nosotros".

TAMBIÉN ALEMANES

Un informe de Hungary Today detalla cómo el proceso de "migración inversa" está empezando a desarrollarse en el área que rodea el lago Balaton, donde las propiedades se pueden comprar por tan sólo 14.000 euros, convirtiéndose en refugio para las familias alemanas que han escapado de forma desesperada del país.


"Estas personas dicen que ya han tenido suficiente con las políticas migratorias alemanas y han visto con buenos ojos la política húngara" afirma el agente inmobiliario alemán Ottmar Heide, en referencia a la decisión del primer ministro de Hungría, Viktor Orbán de cerrar las fronteras de su país a los inmigrantes musulmanes.

De acuerdo con Heide, el 80 por ciento de sus clientes son alemanes que huyen de su país para escapar de las consecuencias de la política migratoria de puertas abiertas de la canciller Angela Merkel. Alrededor de 30.000 alemanes viven ahora en la zona, notándose un aumento significativo desde el año pasado.

TESTIMONIOS

La pareja alemana compuesta por Valentin y Jennifer Duräder afirman explícitamente que viajaron a Hungría por temor a los inmigrantes musulmanes.


"Somos cristianos, no queremos vecinos musulmanes. Ellos tienen una cultura diferente y son agresivos. No podemos vivir así", comentaba la pareja a la cadena alemana ZDF.

No hay comentarios