Última hora

Varios refugiados afganos destrozan una casa que les proporcionó el gobierno alemán... porque no les gustaba

Cuatro jóvenes afganos que no estaban contentos con la vivienda gratuita que les había regalado la administración alemana en la localidad de Falkenfels decidieron destruir su alojamiento con cadenas y listones de madera. Huyeron cuando llegó la policía y, durante la escapada, también destruyeron el parabrisas de un vehículo policial.


Los habitantes de la pequeña localidad dijeron que ya no se sentían seguros y se organizó una cumbre de crisis para encontrar una solución a los disturbios protagonizados por los refugees.

Los alborotadores fueron cuatro jóvenes de 15 y 16 años de Afganistán. Fueron necesarios varios policías para arrestarlos en un bosque cercano.

Los costos estimados de las reparaciones son de 20.000 euros según la policía. No está claro cuándo se reabrirá el alojamiento nuevamente.


No hay comentarios