Última hora

Refugiado iraquí viola a un niño de 10 años porque "hacía 4 meses que no tenía sexo"


Un inmigrante iraquí, de 20 años, admitió la violación a un niño de 10 años en una piscina pública por la falta de sexo. Amir A, como se lo reconoció, arrastró a la víctima al vestuario para someterlo de manera enfermiza. La sentencia fue apelada y la pena se redujo de siete a cuatro años, al entender que era un tiempo apropiado.

Los abogados de Amir A apelaron el caso, después de que el propio atacante aceptara el suceso porque “hacía 4 meses que no tenía sexo”, basándose en que en el juicio original no se había trabajado en descubrir si la víctima en verdad se había negado. Los expertos legales se mostraron sorprendidos, ya que un menor de edad no podría haber dado el consentimiento para tener relaciones sexuales.

El ataque aconteció en la piscina Theresienbad de Viena, en diciembre de 2016, donde el inmigrante había sido contratado como parte de un programa de integración de refugiados. la rápida respuesta de los abogados para cambiar la historia de ‘emergencia sexual’ a una actuación con falta de negación de consentimiento posibilitó la baja de la pena para el inmigrante iraquí y que el menor fuera indemnizado con 5.000 euros por su dolor y sufrimiento.

No hay comentarios