Última hora

La Comisión de Ayuda al Refugiado de Euskadi edita un libro en el que afirma que el velo islámico es un «un accesorio de rebeldía»


‘Vestimentes’, un libro que otorga al hiyah o velo islámico un carácter reivindicativo y le presupone una evolución como prenda de moda, se ha colocado en el centro de la polémica. Editado por la Comisión de Ayuda al Refugiado de Euskadi (CEAR) y, según aparece en el volumen, «financiado» por el Ayuntamiento de la capital alavesa.

El PP acusó al ejecutivo de dar cobertura a un libro que «frivoliza el velo» y «obvia el origen de esta prenda como símbolo de sumisión de la mujer al hombre». Las concejalas Ainhoa Domaica y Leticia Comerón han solicitado la comparecencia del alcalde para «dar explicaciones» sobre este enfoque «sesgado que pagamos todos los vitorianos», al tiempo que le han reclamado la retirada de la subvención de 4.473,20 euros -sobre un total solicitado de 5.000- que se concedió el 30 de septiembre.

‘Vestimentes’ incluye al hiyab en el contexto de otras indumentarias con germen contestatario que acabaron siendo ‘engullidas’ por la moda. Se refiere así al vestuario de los raperos, la ropa de uso militar o el pañuelo ‘palestino’. «A la vista de estos precedentes ¿no crees que pronto vaya a tocarle el turno al hiyah para ser customizado y cosificado por la moda?», cuestiona la publicación a sus lectores.


A partir de ahí plantea como argumentos que, si inicialmente «el sistema no veía ninguna amenaza» en el velo por asociarse a «identidades minoritarias», con la salida de las mujeres musulmanas al espacio público su «poder oposicional está creciendo». Tanto es así que CEAR cree que el accesorio ya no simboliza pertenecer a una «minoría social integrada por ‘pobrecitas mujeres, que son sumisas a los dictados del machismo islámico’».

Apoyándose en recortes de prensa y en el testimonio de periodistas musulmanas el libro constata que la moda ha comenzado a absorberlo en una supuesta maniobra por anular su carácter «rebelde». «El espacio para la oposición al sistema es ocupado por mujeres que se resisten a ser objetos de discursos feministas y se erigen como sujetos discursivos de su propia voz». Es una de sus reflexiones.

No hay comentarios