Ads Top

Anti-sionismo en Gijón ¿Y a cuento de qué?


Por D.A.M.

Con motivo del próximo encuentro futbolístico en marzo entre las selecciones de España e Israel, el ex concejal de IU, Jesús Montes Estrada (conocido como “Churruca”), vuelve a la carga con sus movilizaciones “anti-sionistas”, encabezando a los activistas del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe, organización en la que orbitan muchos miembros de la izquierda más radical, incluyendo la izquierda soberanista.

Jesús Montes Estrada ha sido absuelto recientemente, junto con otros activistas (hasta ocho más, incluído el diputado regional de Podemos, Enrique López Hernández) por la supuesta agresión a policías en unos altercados en el Teatro “Jovellanos” de Gijón en 2014, con motivo de la actuación del grupo israelí “Sheketak”. En aquellos hechos se vieron escenas de gran violencia, y sorprende que sean colectivos que se dicen enemigos de la “violencia sionista” los que muestren tal agresividad y tal grado de radicalismo en una ciudad como Gijón, de por sí alejada de esta clase de conflictos, ciudad en la cual apenas hay judíos o ciudadanos israelíes y, que se sepa, ninguno de ellos causa malestar. Muy por el contrario, en Gijón la presencia de musulmanes se ha visto muy incrementada últimamente, y tal y como está sucediendo en el resto de España, y con ello se está dando un acercamiento de objetivos entre este tipo de población emigrante y las fuerzas de izquierda nativas. “Churruca”, histórico comunista que lleva muchos años viviendo de la política, es conocido por su apoyo a los manteros , vendedores africanos ilegales que proliferan en la Semana Negra de Gijón (y en realidad, todo el año), en este evento festivo de los veranos en el Cantábrico. También intentó promover en 2010, de manera polémica, una Conferencia sobre la “Resistencia Iraquí” en su ciudad, ante la cual numerosas voces se alzaron diciendo que muchos integrantes de dicha resistencia eran en realidad terroristas.


Resulta harto sorprendente que la izquierda radical y el soberanismo asturianos muestren esta fijación, casi obsesión, por conflictos entre judíos y mahometanos, y por guerras que se entablan entre los mismos mahometanos, y sin embargo guarde un silencio sepulcral ante la islamización de la tierra de don Pelayo, Asturias. Por ejemplo, un matadero privado asturiano anuncia recientemente la incorporación del método “halal”, y, sin embargo, ninguno de estos radicales abre la boca ni dice esta boca es mía. Deberíamos preguntarnos si esto tiene que ver con el municipalismo, con la defensa de lo propio, con la participación democrática en asuntos locales o, más bien, responde a otros intereses.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.