Header Ads

Trending
recent

Kris Kobach, el cerebro de la política de inmigración de Trump, ha propuesto un registro especial para musulmanes


La posibilidad de que el secretario de Estado de Kansas, Kris Kobach, el cerebro detrás de la política de inmigración del presidente electo Donald Trump, pudiera ser designado fiscal general federal toma cada vez más cuerpo.

Kobach ha destacado en sus iniciativas contra el descontrol inmigratorio en Estados Unidos. Por ejemplo, diseñó la ley inmigratoria de Arizona que no solo convertía en delito la situación irregular de extranjeros en el país, sino que negaba la nacionalidad a los hijos nacidos de ellos, un intento de evitar el chantaje de los denominados 'niños ancla'.

Hace poco más de un año, un tribunal federal consideraba legal otro de los más polémicos planteamientos de aquella ley, la posibilidad de que las autoridades policiales pudieran parar a discreción a una persona para requerir documentación que justificara su estatus inmigratorio. La demanda contra este artículo fue interpuesta por organizaciones activistas de hispanos, las cuales consideraban que se iba a discriminar a esa comunidad dado que los policías elegirían a las personas que interrogar basándose en su apariencia racial.

El republicano Kobach se encontraba detrás de aquella ley de Arizona, pero ahora podría sentarse en la fiscalía general federal, el equivalente a los ministerios de Justicia en Europa. El posible nuevo hombre fuerte de Trump en inmigración ya ha hecho públicas esta semana algunas de sus opiniones al respecto: que nadie en situación irregular va a tener patente de corso y que muchos de los indocumentados van a dejar el país cuando las subvenciones y los beneficios sociales "se evaporen".

Pero hay dos propuestas concretas que Kobach estaría considerando de acuerdo a las instrucciones de Trump: la construcción del muro de separación con México y el establecimiento de un registro especial para musulmanes, en ambos casos, sin necesidad de una aprobación previa del Congreso. Aunque desde el entorno de Kobach se afirma que nada hay de seguro en su designación como fiscal general, el propio secretario de Estado de Kansas ya estaría elaborando con un grupo de trabajo la puesta en marcha de esas soluciones.

En concreto, el registro para musulmanes que pretendan entrar en Estados Unidos o que residan ya en ellos se aplicaría a aquellas personas procedentes de países donde actúen grupos extremistas, es decir, catalogados de "alto riesgo". Los visitantes podrían afrontar interrogatorios especiales, mientras que los musulmanes ya residentes y procedentes de esos países de "alto riesgo" podrían tener que registrarse ante las autoridades y presentarse de forma periódica ante ellas.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.