Header Ads

Trending
recent

Alemania: AfD logra un hito al vencer al partido de Merkel en Pomerania


Alternativa para Alemania (AfD), el partido que nació en 2013 como reacción a los rescates de la eurozona y que cobró nuevos bríos con la crisis de refugiados del año pasado, ha propinado una humillación histórica a la Unión Cristianodemócrata (CDU). Por primera vez, el partido que encabeza Angela Merkel pierde la hegemonía del espectro conservador en un Parlamento regional.

Los democristianos no llegan al 20% de los votos, mientras que AfD entra por primera vez en el Parlamento de este Estado nororiental con un impresionante 21,9%, según las estimaciones de la televisión pública alemana. Los socialdemócratas pueden respirar tranquilos con su 30%: pese a haber sufrido un importante retroceso, quedan en primer lugar y podrán seguir gobernando el land en coalición con la CDU.

El resultado es “amargo”, según reconoció el secretario general de la CDU, Peter Tauber. “Sobre todo para nuestros compañeros de allí”, añadió. Pero el golpe retumba también en Berlín; y es quizás más duro para Merkel porque proviene del Estado en el que tiene su circunscripción, donde hace tan solo tres años se hizo con el 56% de los votos.

“Somos los únicos que hemos hablado abiertamente de la crisis migratoria. El resto de partidos se han negado”, aseguraba el candidato de AfD, Leif-Erik Holm. Su partido, que reclama no acoger ni a un solo refugiado más en Alemania, está ya presente en nueve de los 16 Parlamentos regionales, a espera que dentro de dos semanas lo hagan también en Berlín. Todo parece despejado para que en el otoño de 2017 entre con fuerza en el Bundestag. Las encuestas le otorgan en torno al 11% de votos en todo el país, lo que les situaría como tercera o cuarta fuerza.

El éxito de AfD, una formación que hace un año parecía condenada a pasar a la irrelevancia fruto de sus guerras fratricidas, está ligado directamente a la gestión de la crisis migratoria de Merkel, que permitió el año pasado la entrada en Alemania de más de un millón de solicitantes de asilo. Las autoridades pronostican que este año llegarán otros 300.000.

Además de rechazar a los refugiados, el partido que lidera Frauke Petry está formado por una mezcolanza de corrientes conservadoras que denuncian lo que consideran imposiciones de la ideología de género y de lo políticamente correcto, propugnan un acercamiento a la Rusia de Vladímir Putin y, sobre todo, se elevan como movimiento de protesta contra las élites y contra la figura de Merkel. AfD mantiene un doble discurso: por una parte se presentan como conservadores ortodoxos con una visión liberal de la economía; al mismo tiempo, otros calientan a su sector más extremista.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.