Header Ads

Trending
recent

Afganistán: 12 años de prisión o casarse con su violador

Tiene 19 años y un futuro más oscuro que sus ojos. Gulnaz fue violada por el marido de su prima y fracasó al tratar de ocultar su dolor. Los vómitos la delataron: estaba embarazada. La Justicia afgana, sin embargo, la condenó a 12 años de cárcel por mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio, al considerar que ser violada es cometer adulterio si el agresor está casado, como era el caso.

La joven tuvo que dar a luz en en la prisión de Badam Bagh de Kabul y, ahora, madre e hija cumplen condena, tal y como relata la CNN.

La justicia afgana acaba de comunicarle que la dejará en libertad si se casa con su violador. Según la ley, ésta es la única manera de "ser perdonada", redimir su "pecado" y restaurar su honor. Y Gulnaz está dispuesta a aceptar esta opción, para salvar a su hija.

"Me preguntaron si quería empezar una nueva vida y ser liberada, casándome con ese hombre. Mi respuesta fue que ese hombre me deshonró", indica.

Aunque finalmente acepte, y decida vivir con quien abusó sexualmente de ella, Gulnaz tiene pocas posibilidades de sobrevivir. La televisión estadounidense ha localizado al violador, que también está en la cárcel, y éste señala que su familia matará a Gulnaz en cuanto ésta pise la calle, por la deshonra que ha supuesto.

Ese es el futuro de la joven: casarse con su agresor o ver como su bebé se pudre entre rejas.

Mujeres en peligro

Las autoridades afganas solo aplican esporádicamente la ley que entró en vigor hace dos años y cuyo objetivo es evitar los asesinatos, violaciones y palizas contra las mujeres, según ha denunciado este miércoles la ONU.

Según un informe de la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) y el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el Gobierno no ha cumplido su deber de aplicar esta ley en la inmensa mayoría de los casos de violencia contra mujeres.

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, ha indicado que "los jueces, fiscales y policías de muchas partes de Afganistán han empezado a utilizar la nueva ley, lo cual es algo positivo, pero, desgraciadamente, solo lo han hecho en un pequeño porcentaje en los casos de violencia contra las mujeres".

"Aunque cada vez se aplica más la ley, aún queda mucho camino por recorrer hasta que las mujeres afganas estén totalmente protegidas frente a la violencia y se apoye adecuadamente la igualdad", ha añadido.

La Ley para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, que entró en vigor en agosto de 2009, tipifica como delito el matrimonio con niñas, el matrimonio forzado, la compraventa de mujeres con el matrimonio como pretexto, la práctica conocida como 'baad' (entregar a una mujer o a una niña para poner fin a una disputa), la inmolación forzada y otros 17 actos de violencia contra las mujeres, como las violaciones y agresiones.

Pocas acusaciones

En el periodo analizado, la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán contó 2.299 incidentes de violencia contra mujeres que podrían definirse como delitos según la nueva ley.

Partiendo de esa cifra como referente, la ONU ha calculado que los fiscales de 28 provincias abrieron investigaciones sobre el 26% de esos incidentes y presentaron acusaciones en el 7% de los casos. Los tribunales de primera instancia basaron sus sentencias en la nueva ley en solo el 4% del total.

A veces los cargos se retiraron y, en varias ocasiones, los acusados fueron procesados según la 'sharia' (ley islámica), lo que a veces tuvo como resultado que los culpables fuesen absueltos o que les impusiesen una pena menor.

En otros casos, las víctimas fueron acusadas de haber cometido 'delitos morales', según el informe, que también indica que muchas mujeres optaron por no presentar denuncias debido al escaso número de mujeres policía, la falta de refugios para mujeres y el abuso de la mediación como forma de resolver casos de violencia doméstica.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.