Header Ads

Trending
recent

Thomas Jefferson y la Guerra contra Occidente del Islam Radical

[su_button url="http://www.radiojai.com.ar/OnLine/notiDetalle.asp?id_Noticia=78393" target="blank" background="#000000" icon="icon: arrow-right"]Por Radio Jai[/su_button]


Los que asumen que el Islam radical es un fenómeno moderno que llegó a ser prominente durante el mandato como presidente de Bill Clinton en la década de los años 1990, simplemente arañan la superficie histórica del complicado enredo político de Estados Unidos con la supuesta “religión de la paz” de Medio Oriente.


00En realidad, los tentáculos del Islam radical llegan atrás en el tiempo hasta Thomas Jefferson.

Históricamente, Thomas Jefferson fue el primer presidente de EEUU en ir a la guerra contra el Islam beligerante. La Revolución Estadounidense contra el imperialismo inglés dejó a la naciente república profundamente endeudada. El comercio de los vastos recursos naturales de Estados Unidos de madera, pieles de animales y productos agrícolas con Europa fue la respuesta económica. Sin embargo, los mercados europeos, un sistema mercantil tradicional, no estaban abiertos a los productos estadounidenses. Para complicar las cosas estaba el hecho de que Estados Unidos no tenía una marina para proteger los barcos de carga estadounidenses de los piratas berberiscos que eran conocidos por secuestrar extranjeros para pedir rescate. Además, debido a la independencia estadounidense, EE.UU. ya no podía depender de la Marina Real Británica, la mayor del mundo en ese momento, ni del rey de Inglaterra, que habitualmente pagaba “tributo” (dinero de protección) a los bajás norafricanos y al Sultán de Marruecos.

En mayo de 1784 el Congreso Continental envió a Jefferson a París, primero como comisionado de comercio y luego como embajador en Francia. Muy pronto se dio cuenta de una realidad inesperada: rehenes cristianos estadounidense estaban siendo esclavizados por musulmanes violentos. Contrariamente a los rumores y a la creencia popular de la época, estos depredadores norafricanos no eran los piratas estereotipados en busca de botín: vino, mujeres, aventura y canción. Estos “Piratas Barbaros” eran en realidad simplemente típicos musulmanes de Medio Oriente, conocidos entonces como mahometanos o musulmanes, que no consumían alcohol y oraban a Allah varias veces al día.

Tripulaban las naves de ciudades-estado islámicas del Mar Mediterráneo y sus esfuerzos para capturar barcos de carga y de pasajeros eran tanto por razones económicas como religiosas. Al igual que los terroristas de hoy en día, estos predecesores se llamaban a sí mismos Mujahidin o “soldados de la Jihad” y estaban comprometidos en la guerra santa contra occidente. No ha cambiado mucho en 200 años.

El Mujahidin conocía la Union Jack, pero no conocía las Barras y Estrellas. No es que importara, ni entonces ni ahora: Todos los extranjeros y no musulmanes eran objetivos. Jefferson previó el peligro y pasó el otoño de 1784 estudiando el Islam, así como el tratamiento de colegas diplomáticos de la vieja cuestión.

Concretamente, en marzo de 1785, los futuros presidentes Thomas Jefferson y John Adams fueron a Londres para negociar con el enviado de Trípoli, Embajador Sidi Haji Abdrahaman. Cuando le preguntaron sobre la propensión del Mujadhin “a hacer la guerra a las naciones que no les habían hecho ningún daño”, el embajador respondió: “Está escrito en su Corán, que todas las naciones que no habían reconocido el Profeta eran pecadores, a quienes los fieles tenían el derecho y el deber de saquear y esclavizar; y que todo musulmán que fuera muerto en esta guerra estaba seguro de ir al paraíso”.

Dijo, también, que “el hombre que fuera el primero en abordar un barco tenía un esclavo por encima de su parte, y que cuando saltaban a la cubierta de la nave de un enemigo, cada marinero tenía una daga en cada mano y una tercera en su boca”; que generalmente producía tal terror en el enemigo que inmediatamente gritaban por cuartel.
Jefferson argumentó correctamente que pagar “tributo” al extremismo musulmán alentaría aún más la mala conducta: esclavitud del “infiel”, toma de rehenes y secuestro de naves que ya había atormentado a Europa durante mil años. Aunque John Adams estaba de acuerdo, mientras Estados Unidos no tuviera una marina permanente, las circunstancias obligaban a la nueva, agobiada y endeudada nación a pagar un considerable diezmo de 1.000.000 de dólares (aproximadamente el 10% de los ingresos anuales del gobierno de Estados Unidos en 1800), un beneficio del gobierno para los terroristas que se prolongó durante 15 años. Al igual que las monarquías de Europa, los Demócratas y Republicanos de Jefferson estaban enfocados en la expansión hacia el oeste y no querían que esos esfuerzos fueran obstaculizados por inútiles conflictos armados en el Viejo Mundo. El dinero garantizaba el paso seguro de barcos estadounidenses y/o la devolución de rehenes estadounidenses.

Lo mismo que la continuada cruzada de Occidente por petróleo crudo en lugar de desarrollar recursos nacionales comparables, el precio sigue siendo elevado para hacer negocios con el bárbaro Medio Oriente. En la época de Jefferson, los comerciantes británicos, las realezas británicas y francesas y prácticamente todos los países con comercio marítimo en la Europa cristiana capitularon ante la extorsión, en lugar de transferir recursos de la floreciente construcción del imperio mundial en otros lugares. Sin embargo, Jefferson se dio cuenta de que cualquier acuerdo de paz con los mujahidin era una solución temporal, que en última instancia conducía a mayores y mayores exigencias.

A diferencia de la doctrina Obama de continuo apaciguamiento y huecas “victorias” políticas que no valen ni el papel en que están escritas, Thomas Jefferson quería luchar. Sin embargo, ciertos ámbitos del gobierno de Estados Unidos reaccionaron anárquicamente ante los continuos actos de terrorismo. A finales de 1793, el secuestro masivo de barcos de EEUU por musulmanes tuvo un efecto 11-9 sobre la economía de EEUU. Cuatro meses después, el 27 de marzo de 1794, el Congreso, después de debatir el tema periódicamente durante más de una década, finalmente decidió construir una flota de barcos de guerra: seis fragatas extra grandes. En esencia, la Marina de Estados Unidos nació como respuesta a la agresión musulmana no provocada.

Después de 17 años de llamar a la guerra contra el extremismo islámico representado por la piratería berberisca, recién en 1801, como tercer presidente de Estados Unidos, el Sr. Jefferson envió un escuadrón naval de cuatro barcos de guerra al Mediterráneo para librar una guerra de cuatro años en las costas de Trípoli. Esporádicamente, una potencia occidental bombardeaba ciudades portuarias musulmanes en respuesta a la constante amenaza, pero nada termina el aparentemente interminable conflicto religioso cristiano-islámico. Como lo demuestra la historia, las realidades políticas de Obama reflejan las de Jefferson. Sin embargo, la cobarde reacción de Obama de meter la cabeza en la arena es directamente opuesta a la reaganesca demostración de fuerza de Jefferson.

Dadas las atrocidades terroristas del 11 de septiembre de 2001, la fecha histórica del 11 de septiembre de 1683 también queda claramente marcada. Ese fue un punto de inflexión en la historia humana: la derrota de los ejércitos islámicos del Imperio Otomano y del califato islámico por fuerzas cristianas a las puertas de Viena. A partir de ese momento hasta los últimos tiempos, potencias cristianas u occidentales dominarían al mundo musulmán. El Islam Radical busca volcar violentamente ese arreglo por medio de la barbarie moderna y la guerra continua.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.