Header Ads

Trending
recent

La investigación confirma la pista islamista en la matanza de California

Tashfeen Malik, la mujer de origen paquistaní que participó en la matanza de 14 personas el pasado miércoles en San Bernardino, California, escribió un mensaje en Facebook en el que expresaba su lealtad al grupo terrorista Estado Islámico, que opera en Irak y Siria. El dato lo han revelado este viernes por la mañana fuentes federales (FBI) de la investigación citadas por Associated Press, CNN y The New York Times. El agente afirmó que trabajan con la hipótesis de que la pareja atacante se radicalizara a través de Internet.

[caption id="attachment_196422" align="alignleft" width="300"]Foto facilitada por el sheriff de San Bernardino de las armas utilizadas en el asalto. Foto facilitada por el sheriff de San Bernardino de las armas utilizadas en el asalto.[/caption]

Los investigadores llevan más de 24 horas revisando todo el material informático hallado en el domicilio de la localidad de Redlands que compartía con su marido, Syed Farook. La reconstrucción de ese material es fundamental para saber cuál fue el motivo para asesinar a sangre fría, pues hasta el momento todos cuantos conocieron a Farook afirmaban que era una persona reservada pero normal. No ha surgido nadie que afirme haberla conocido a ella. Ambos son los principales sospechosos de haber entrado con armas de asalto el miércoles en una fiesta de Navidad de empleados del condado con armas de asalto, máscaras y vestidos de camuflaje. En un tiroteo posterior fueron abatidos por la policía en plena calle cuando trataban de huir.

El mensaje en cuestión que está siendo analizado fue escrito con un seudónimo, según los investigadores, y borrado poco antes del ataque del miércoles. En esa cuenta de Facebook, la mujer expresaba su admiración por el Estado Islámico. Farook, por su parte, había tenido contacto online con extremistas.

En las primeras horas tras la masacre, que dejó también 21 heridos, varios datos hacían pensar que no se trataba de un tiroteo como los demás. Primero, que se tratara de un equipo de al menos dos personas. Segundo, que una fuera una mujer, algo extraño en los tiroteos en Estados Unidos. Y tercero, el grado de preparación del ataque. Los asesinos incluso dejaron tras de sí bombas que debían ser activadas por control remoto, pero fallaron.

Por los relatos de quienes les conocieron y la investigación, se sabe que Farook, ciudadano estadounidense de 28 años, conoció a Malik, paquistaní de 27, por Internet. Tras un viaje a Arabia Saudí para hacer la peregrinación de los musulmanes, ambos entraron de nuevo en el país en julio de 2014, ella con visado como su prometida. Se casaron al mes siguiente en Riverside, California. Tuvieron una niña hace seis meses. El miércoles pasado la dejaron con su abuela.

La pareja vivía en un chalé adosado de clase media de la localidad de Redlands, dentro del suburbio de San Bernardino, a unos 100 kilómetros al este de Los Ángeles. Se trata de un barrio tranquilo, de familias de clase media de todo tipo de origen. Farook y Malik guardaban un arsenal de 5.000 balas en su garaje, además de 12 bombas caseras y material para fabricar más.

La pista islamista ha estado sobre la mesa desde el primer día, pero todos los niveles de investigación (policía, sheriff y FBI) y la mayoría de líderes políticos han extremado la prudencia para no apuntar al móvil religioso en la matanza.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.