Header Ads

Trending
recent

El Ejército iraquí acorrala a terroristas de Daesh en edificio gubernamental en Ramadi

ramadi


Las fuerzas iraquíes han tomado la antigua sede de Gobierno local en Ramadi, el último bastión de Estado Islámico en la ciudad, según ha informado un portavoz del Ejército de Irak.


El asalto final, iniciado este domingo, se trata de la culminación de la operación para arrebatar a los yihadistas el control de la ciudad, que asumieron el pasado mes de mayo, en lo que supuso uno de los mayores reveses para el Ejército iraquí desde la aparición de la organización.

La ciudad llevaba semanas rodeada por las fuerzas gubernamentales y bajo el intenso bombardeo de los aviones de la coalición internacional liderada por Estados Unidos. Finalmente el Ejército inició el martes 22 de diciembre la ofensiva final y este domingo ha conseguido hacerse con el control de la sede del gobierno regional, último reducto de los yihadistas.

"La toma de la sede (de gobierno) significa que los hemos derrotado en Ramadi", ha destacado un portavoz militar, Sabá al Numani. "El siguiente paso es limpiar las bolsas que puedan existir por la ciudad", ha apuntado.

La televisión pública ha difundido imágenes de militares, todoterrenos y carros de combate avanzando por las calles de Ramadi, llenas de escombros y restos de los edificios derrumbados. Algunos barrios parecen haber quedado totalmente destruidos por los combates.

Ramadi, capital de la provincia de Anbar --de mayoría suní-- se encuentra a solo dos horas en coche de Bagdad y su reconquista se ha convertido en la máxima prioridad a corto plazo del Gobierno iraquí tras su exitoso contraataque en la ciudad de Tikrit, de la que expulsaron en abril a Estado Islámico.

En la televisión también se han retransmitido imágenes de celebraciones en las ciudades de mayoría chií situadas al sur de Bagdad, con bailes en las calles y banderas iraquíes ondeando desde los coches.

Por el momento no hay una cifra oficial de las bajas durante la batalla, pero las autoridades aseguran que la mayoría de los civiles que estaban en la ciudad pudieron evacuar antes del ataque.

Esta es la primera gran victoria del Ejército iraquí, ya que anteriores avances como el que permitió tomar la ciudad de Tikrit en abril se debían al avance de las milicias paramilitares chiíes apoyadas por Irán. Sin embargo, Ramadi ha sido tomada por tropas del Ejército sin ninguna ayuda de las milicias chiíes, apartadas de la batalla para evitar tensiones con la población suní.

Ahora el siguiente objetivo militar es la toma de la ciudad de Mosul, la más poblada del norte de Irak y en manos del Estado Islámico desde el año pasado. "La fácil victoria de Ramadi es una buena noticia para los vecinos de Mosul", ha destacado Al Numani.

LA COALICIÓN REALIZA 33 NUEVOS BOMBARDEOS EN IRAK Y SIRIA

La coalición liderada por Estados Unidos ha realizado este sábado 33 nuevos bombardeos contra objetivos de Estado Islámico en Irak y Siria, según ha informado la propia coalición este domingo.

En Irak, se han producido seis cerca de la ciudad de Sinyar, en los que se han alcanzado dos unidades tácticas y han sido destruidas otras dos posiciones de combatientes del grupo insurgente. Dos puentes y dos túneles utilizados habitualmente por Estado Islámico también han sido golpeados por los bombardeos.

El resto de los ataques de la coalición en el país han sido cerca de Mosul, Faluya y Ramadi, ciudad que las fuerzas de tierra iraquíes han recuperado este domingo tras acabar con el último reducto controlado por Estado Islámico en la parte occidental de la localidad.

Asimismo, en Siria, cerca de Raqqa, dos ataques han destruido tres palas excavadoras del grupo insurgente y dañado una tercera además de derribar dos bulldozers. Otros tres impactos cerca de Manbij han herido a varios combatientes de Estado Islámico y acabado con tres unidades tácticas, destruido un vehículo y un arsenal de armas.

El comunicado señala además que en estos últimos ataques se han utilizado cazas de combate, bombarderos y drones controlados de manera remota.

PARAMILITARES AFGANOS DECAPITAN A CUATRO MILICIANOS DEL ESTADO ISLÁMICO

Una milicia paramilitar afín al vicepresidente del Parlamento afgano, Haji Zahir, han decapitado a cuatro milicianos del Estado Islámico y han colocado sus cabezas en la principal carretera del este de Afganistán.

Los milicianos fueron decapitados en el distrito de Achin, provincia de Nangarhar, en lo que supone un síntoma más de la brutalidad de los enfrentamientos entre el Estado Islámico y otros grupos rivales entre los que hay desede talibán hasta paramilitares.

Los paramilitares de grupo Pasún (Levantamiento) llevan semanas combatiendo en Achin tanto al Estado Islámico como a los talibán. En estos combates, el Estado Islámico capturó a cuatro miembros de Pasún y los decapitó. El propio Zahir ha explicado que ahora se han tomado su venganza. "¿Pensáis que si os decapitan les servís dulces?", ha argumentado Zahir.

El gobierno provincial ha asegurado que no hay efectivos del Ejército implicados en este incidente y que ya se ha abierto una investigación sobre lo ocurrido.

Precisamente en Nangarhar los yihadistas han comenzado a emitir un programa de radio, Voces del Califato, para ganar adeptos entre los afganos jóvenes. Las autoridades aseguran que ya han bloqueado las emisiones, pero Zahir sostiene que el programa sigue funcionando, con 90 minutos diarios en pashtún.

Por otra parte, este mismo domingo se ha informado de la muerte de seis miembros de una misma familia en un ataque de individuos no identificados en la provincia de Kunar, en el este del país, según recoge el portal de noticias afgano 'Jaama Press'.

El incidente ocurrió el sábado por la noche en la localidad de Bari Kot. Entre los fallecidos hay dos menores, dos mujeres y dos hombres. Todos ellos acababan de mudarse y procedían de la provincia de Nuristán.

LOS TALIBÁN NIEGAN POSIBLES CONTACTOS CON RUSIA PARA UN FRENTE COMÚN

Los talibán afganos han negado cualquier tipo de contacto con oficiales rusos para discutir la posibilidad de discutir la amenaza común que representa Estado Islámico en el país centroasiático.

La semana pasada, el dominical de 'The Times' informó de que un alto oficial ruso reconoció que los intereses de los talibán y Rusia para Afganistán "coincidían objetivamente" frente al crecimiento territorial de Estado Islámico en el país, e informaba de la apertura de canales de comunicación con los insurgentes.

Ahora, los talibán han reconocido contactos con países de la región pero aseguran que no han comentado aspectos relacionados con Estado Islámico. "Sí que hemos hecho y seguiremos haciendo contactos con muchos países para poner fin a la invasión americana, como es nuestro legítimo derecho, pero no vemos la necesidad de recibir ayuda de nadie en lo que se refiere al así llamado Daesh".

El Kremlin, oficialmente, ha declarado que estas informaciones "no son relevantes", ni siquiera la que concernía a la presunta reunión que el presidente ruso, Vladimir Putin, habría mantenido con el disputado líder talibán Mulá Ajtar Mansur el pasado mes de septiembre en Tayikistán.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.