Header Ads

Trending
recent

Sudáfrica: bola de fuego en el arcoíris

Por Bernard Lugan |
En Sudáfrica, las últimas violencias "xenófobas" han alcanzado una envergadura tal que Malawi ha decidido evacuar a sus nacionales y Mozambique ha pedido firmemente a las autoridades sudáfricanas que garaticen la protección de sus ciudadanos. Mientras tanto, el presidente Zuma acaba de anular una visita oficial al exterior para seguir de cerca la evolución de la situación.

Por todo el país, sobre todo en la provincia de Natal y la región de Johannesburgo, los inmigrantes africanos, ya sean malauíes, mozambiqueños, somalíes, zimbabuenses, sudaneses o nigerianos, son blanco de agresiones, linchados o forzados a refugiarse en campamentos militares mientras que sus pertenencias son sistemáticamente saquedas. En Natal, los pogromos han sido fomentados por el rey de los zulúes y en otras partes del país por el propio hijo del presidente Zuma... En la "nación arcoíris", en el país de Nelson Mandela, unos negros masacran a otros negros, y además negros inmigrantes... He aquí materia suficiente para desestabilizar a los buenas almas que pensaban, la mano sobre el corazón y llenos de certezas morales, que una vez que el régimen blanco del apartheid fuera barrido, de las fuentes sudáfricanas iban a manar la leche y la miel de la sociedad post-racial...

Un poco más de un año después de la muerte de Nelson Mandela, el culto planetario casi religioso otorgado a su persona aparece en total desfase con los acontecimientos. La realidad está de regreso (una vez más y como siempre), barriendo a su paso el mito ñoño e irrisorio de la "nación arcoíris" fraternal y abierta al mundo.

En un país en que el paro afecta al 40% de la población activa y los ingresos de la parte más desfavorecida de la población es inferior del 50% a lo que era bajo el régimen blanco de antes de 1994, en un país en el que 18 millones de negros sobre una población total de 53 millones de habitantes, sobreviven gracias a las ayudas sciales (el Social Grant), ¿que hay de extraño que estallen las violencias xenófobas contra unos extranjeros acusados de quedarse con el trabajo de los más pobres?

El fracaso sudáfricano es total. Según el Informe Económico sobre África, redactado en 2013 por la Comisión Económica de África (ONU) y la Unión Africana, Sudáfrica ha quedado clasificada entre los 5 países menos competitivos del continente sobre la base del crecimiento medio anual, por delante apenas de las Comores, Madagascar, Sudán y Swazilandia.

Atrapados en la red de sus propias mentiras, de sus prevaricaciones, de sus insuficiencias, el partido gubernamental, el ANC (el partido de Nelson Mandela), no podrá acusar eternamente el "régimen de apartheid" para tratar de negar sus responsabilidades en el fracaso de lo que fue un país próspero.

Sobre todo porque en Sudáfrica, existe una prensa libre. Ésta no se priva de decir que en dos décadas, el ANC ha dilapidado la colosal herencia dejada por el régimen blanco y ha transformado el país en un Estado tercermundista, a la deriva en un oceáno de penurias, de corrupción, de miseria social y de violencias, una realidad todavía en parte disimulada por algunos sectores muy productivos, pero cada vez más reducidos.

En Occidente, hacer un balance tal es considerado un insulto a la "nación arocoíris" y a la memoria de Nelson Mandela.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.