Header Ads

Trending
recent

Libia: ¿Quién le presentará la cuenta a los señores Sarkozy, Juppé y BHL?

Por Bernard Lugan | 
En el mes de marzo de 2011, después de una campaña mediática de un rara intensidad iniciada por Bernard-Henry Lévy, Nicolas Sarkozy decidió entrar en guerra contra el coronel Gadafi, con el cual mantenía excelentes relaciones sólo unos meses antes.

El 17 de marzo, Alain Juppé, ministro de Asuntos Exteriores, arrancó la resolución 1973 al Consejo de Seguridad de la ONU, lo que permitió abrir las hostilidades. El 19 de marzo, 19 aviones franceses lanzaron un ataque de 2 horas y media sobre Libia. La incomprensible guerra franco-libia acababa de comenzar.

Las razones de ese conflicto, de unas consecuencias tan dramáticas que una intervención internacional parece hoy indispensable, siguen siendo un misterio. En esa época, el Elíseo puso la excusa de una acción humanitaria para "salvar la población de Bengazi". El martes 16 de diciembre de 2014, el presidente chadiano Idriss Deby dio otra explicación al declarar que al entrar en guerra contra Libia, "el objetivo de la OTAN era asesinar a Gadafi". Ese objetivo fue alcanzado.

Sean cuales fueran las causas oficiales o oficiosas, reales o supuestas, fundamentadas o fantaseadas, el resultado de esta guerra "por la democracia y los deerechos humanos" es catastrófico:

- Los aliados islamistas de Qatar y de Turquía han tomado el control de una parte del suministro gasístico y petrolífero a Europa.

- El Estado Islámico ha lanzado una empresa de unión de las milicias islamistas. Las que le han prestado juramento de lealtad controlan una parte de la Cirenaica en el oeste, en las fronteras con Túnez. En todas partes siembran el terror.

- Egipto está directamente amenazado, al igual que Túnez y Argelia. En el sur, Chad y Niger están en primera línea ya que Boko Haram ha abierto un segundo frente islamista en sus fronteras.

- Las bandas mafiosas vierten decenas de miles de inmigrantes sobre las costas europeas. En lugar de rechazarlos, la Marina Militare (la armada italiana) los recupera en el mar para instalarlos en Europa... de donde no se irán nunca. Sin embargo, todos saben que los terroristas se disimulan entre ellos y vienen a crear células "durmientes" en el seno del "espacio Schengen".

Frente a este desastre, como si fueran ajenos al caos que han provocado, Nicolas Sarkozy y Alain Juppé aspiran a la más alto puesto del Estado francés. En cuanto a su inspirador guerrero, Bernard-Henry Lévy, éste continua paseando su soberbia y su camisa abierta en los platós de televisión...

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.