Header Ads

Trending
recent

Francia, víctima de un casamiento forzado...

RENAUDCAMUS

Por Renaud Camus |

La situación nacional se parece a una de esas pesadillas de las que uno se despierta agotado para descubrir que no era para nada una pesadilla, que François Hollande es realmente presidente, que la Gran Sustitución se está acelerando, que el islam está ante nuestras puertas o más bien que tenemos un enorme Caballo de Troya en nuestras plazas, calles y avenidas, ante el cual todos hacen reverencias y se arrastran. Somos los troyanos de la Eneida, los romanos del año 475 después de Cristo, o mejor aun: los bizantinos de 1452. Si encendemos la radio o la televisión ¿qué oímos de la mañana a la noche, como si estuviéramos muertos? Islam, mezquitas, terrorismo islámico, Corán, musulmán, velo, burka, conversión, "jóvenes" de "banlieues", yihad, construcción de mezquitas, nikab, atentado islámico, salafistas, Mohamed, religión de paz y de tolerancia, degollamientos, carne halal, sumisión, imán, terrenos para una nueva mezquita, conversión, sumisión, islam... Europa es como el explorador hipnotizado y paralizado por la boa que lo va a ahogar.

Manuel Valls habla de apartheid (que supuestamente sufren los inmigrantes y demás minorías), para culpabilizar un poco más a los franceses con una acusasión infamante. El término, con sus connotaciones espectaculares, tiene por lo menos la ventaja de nombrar la realidad del enfrentamiento étnico. Aparte de eso, es del todo inadecuado. El apartheid estaba impuesto por el poder y la ley. Lo que se nos impone por el poder y la ley es, al contrario, la "convivencia". Y si esa "convivencia" mata, así como lo hace a diario, la conclusión a la que llegan los gobernantes es que... ¡hace falta más "convivencia"!

Parece una pesadilla, pero no estamos soñando.

El apartheid de Manuel Valls no era nada todavía. ¡Tres días más tarde vuelve a la carga hablando de política de poblamiento! ¡Hay que acelerar el proceso de mezcla entre los autóctonos y los inmigrantes y demás minorías étnicas y raciales! ¡Y a mí se me reprocha de hablar de colonización! Política de poblamiento es a Gran Sustitución lo que barrios populares a territorios ocupados, un "joven" a un delicuente de origen inmigrante: una palabra en lugar de otra, un eufemismo, un intento de disimular la realidad. El primer ministro no precisa si proyecta deportar a los indígenas franceses para forzarlos a vivir en medio de la población inmigrante o bien si piensa imponer colonos extranjeros en todos los pueblos que sólo desean que nadie se acuerde de ellos, en todos los barrios sin excepción, en todos los inmuebles, en las casas y los apartamentos, en los dormitorios...

El mestizaje es un eugenismo. El casamiento forzado, que todo el mundo lamenta con la boca pequeña, es impuesto alegremente a la nación.

¿Cómo se llama lo contrario de la limpieza étnica? No encuentro un nombre que pueda decir sin causarme problemas.

En el fondo, se trata de aplicar al país entero aquello que tanto éxito ha tenido en la escuela. El poder pedagógico ha logrado en dos generaciones derribar todo el sistema de enseñanza al asegurarse que los niños que pudieran aprender algo fueran estrechamente mezclados con los que se lo iban a impedir. El poder reemplacista (es el mismo) quiere ahora derribar todo sentimiento nacional asegurándose que los autóctonos y asimilados que tuvieran alguna huella de cultura y de civilización francesas sean en todas partes mezclados con sus conquistadores, para los cuales los franceses no son nada, apenas un objeto de odio y de desprecio.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.