Header Ads

Trending
recent

Un mundo feliz revisitado

Aldous Huxley smoking, circa 1946

'Un mundo feliz' (1932) es el título de un conocido libro del escritor británico Aldous Huxley donde expresa sus previsiones respecto de la futura evolución de la tecnología y la sociedad mediática del siglo XX, en la cual rige un sistema social de castas, control y dominación ejercido para mantener el orden y la felicidad. En ese "mundo feliz" todo el planeta está unido como un Estado mundial, bajo un gobierno pacífico que ha eliminado la guerra, la pobreza, el crimen y la infelicidad al crear una sociedad de alta tecnología homogénea para todo el mundo. Sin embargo, la ironía es que todas estas cosas se han alcanzado tras eliminar muchas otras: la familia, la diversidad cultural, el arte, la ciencia, la literatura, la religión y la filosofía.

Tiempo después el visionario escritor inglés volvió sobre el tema de sus sombrías predicciones en una segunda parte de su mundialmente conocida obra de anticipación, "A brave new world revisited", publicado en España con el título de "Nueva visita a un mundo feliz" donde replantea el cumplimiento de las predicciones más catastrofistas de la novela publicada por primera vez en 1932, haciendo hincapié en la premura de su actualización. Dice Aldous Huxley:

"En 1931, cuando escribí "Un mundo feliz", estaba convencido de que se disponía todavía de muchísimo tiempo. La sociedad completamente organizada, el sistema científico de castas, la abolición del libre albedrío por el condicionamiento metódico, la servidumbre hecha aceptable mediante dosis regulares de bienestar químicamente inducido y las ortodoxias inculcadas en cursos nocturnos de enseñanza durante el sueño eran cosas que se veían venir, desde luego, pero no en mi tiempo, ni siquiera en el tiempo de mis nietos".

En "Nueva visita a un mundo feliz" (1958), Aldous Huxley nos expone la sorpresa en el acierto de sus más pesimistas predicciones:

"Mediante métodos cada vez más eficaces de manipulación mental, las democracias cambiarán de naturaleza. Las viejas formas pintorescas (elecciones, parlamentos, altas cortes de justicia) permanecerán pero la sustancia subyacente será una nueva forma de totalitarismo no violento. Todas las apelaciones tradicionales, todos los eslóganes consagrados permanecerán exactamente igual a como eran antaño, la democracia y la libertad serán los temas de todos los programas radiofónicos y de todos los editoriales, pero la oligarquía en el poder y su élite altamente cualificada de soldados, de policías, de fabricantes de pensamiento, de manipuladores mentales, lo controlará todo y a todo el mundo a su antojo."

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.