Header Ads

Trending
recent

Islamonaúsea, no islamofobia

Por Nicholai Sennels |
Debemos dejar de usar la palabra auto elegida por los musulmanes “islamofobia” con la cual ellos se pintan a sí mismos como seres aterrados en un rincón: destruye la comunicación. En lugar de usar un término de división, hay que insertar una palabra más accesible y que de hecho preserve la oportunidad de tender puentes y aprender: “Islamonáusea”. Este término no hace la comunicación imposible, sino que permite a los visitantes de nuestra cultura occidental percibir aspectos de su comportamiento que nos ponen enfermos

[caption id="attachment_192784" align="alignleft" width="150"]Nicholai Sennels Nicholai Sennels[/caption]

No es de extrañar que los musulmanes usan la palabra “islamofobia” tan a menudo. A falta de argumentos convincentes, de encanto o de aportar alguna contribución constructiva a su entorno, ser temido es la única manera de obtener al menos algún tipo de respeto. El término islamofobia, miedo al islam, apunta a lo que los musulmanes quieren, no a lo que los no musulmanes sienten.

La xenofobia, “un miedo irracional a lo que es extraño o extranjero”, tampoco funciona en este caso. La aversión al islam no proviene de la falta de familiaridad con la religión, de hecho, es todo lo contrario. No hay ninguna razón para temer ser llamado racista, ya que ni el islam ni los musulmanes son una raza.

Nuestra lengua necesita un término que describa lo que muchos pensadores críticos con el islam sienten de acuerdo con sus propios términos, no de acuerdo con lo que los musulmanes quieran que sintamos o lo que lo políticamente correcto establecido diagnostica para asustarnos y permitir más votos para la izquierda en nuestros países. Necesitamos un término que a la vez invite a los musulmanes a darse cuenta de lo que tienen que cambiar en su comportamiento y su religión si desean avanzar de un vergonzoso último lugar en la evolución de las civilizaciones y de ganar algo de verdadero respeto entre la comunidad mundial.

Reacción natural

Como en muchas situaciones nauseabundas, la islamonáusea es una reacción normal y natural a algo anormal y no al revés.

El reflejo de la náusea es innato, y es biológicamente natural y saludable experimentar malestar emocional y físico con todo lo que es desagradable, insalubre o nocivo.

No hay nada fóbico o racista en sentir náuseas al escuchar las masacres islámicas realizadas por Mahoma y sus imitadores devotos a lo largo de la historia y en nuestro mundo actual. Lo mismo ocurre con la relación sexual de Mahoma con una niña de nueve años de edad, o el cortar las extremidades, o las lapidaciones en el nombre de Alá y sus leyes de la sharia.

Pensando en la práctica epidémica de los musulmanes de la endogamia forzada (que daña la inteligencia y aumenta el riesgo de enfermedades psiquiátricas, a menudo durante muchas generaciones seguidas) también se pueden experimentar sensaciones desagradables en el abdomen. Tampoco hay ninguna vergüenza en la sensación de náusea al oírles hablar sobre el control social extremo, los ejemplos de violencia y asesinatos cometidos para asustar a cientos de millones de sus mujeres e impedir que gocen de sus derechos humanos a elegir a sus parejas sexuales, su ropa y su estilo de vida.

Los numerosos llamamientos al odio, la violencia y el asesinato de no musulmanes por un "intachable" Corán son francamente repugnantes. Imaginar que el pináculo de la evolución pueda ser un califato islámico del tamaño del planeta no sólo es una vergüenza total para la raza humana, sino que también puede hacer perder el apetito.

Ejemplos

La palabra “islamonáusea” puede ser usada para describir una sensación de náuseas, asco, disgusto, malestar o aversión que surgen por sí mismas cuando se encuentra el islam o la cultura islámica, o lo que sea o quien lo representa.

Ejemplos de uso de la palabra: “No tengo miedo del islam, sino islamonáusea”. ”No quiero minaretes en mi ciudad, me dan islamonáusea”. ”Tienen islamonáusea de los inmigrantes musulmanes y decidieron mudarse a otro barrio.” ”La lectura del corán me da islamonaúsea”. ”Le dió islamonáusea y decidió dejar su trabajo en la prisión.” ”Me da islamonáusea oír hablar de los asesinatos por honor”. ”Me da islamonáusea la idea de comer halal”. ”Me provoca islamonáusea ver todos los musulmanes saltando y disparando al aire, tratando de asustarnos para que respetemos su conducta infantil.”

Predominio

El primer uso de la palabra que he podido rastrear, es del 7 de julio de 2005, en un comentario en el sitio web Jihadwatch.org. Aquí, una persona que se hace llamar el jeque Canuck, escribía en un comentario a un artículo sobre la reacción positiva de los musulmanes a los atentados suicidas islámicos en Londres ese mismo día: “No tengo islamofobia, sino islamonáusea, me ponen enfermo todos ellos”.

La primera vez que la usé fue en una carta dirigida al Nordjyske Stiftstidende el 30 de diciembre de 2011, titulado “ Tenemos náuseas ”. El término llamó la atención cuando el comediante, ateo y crítico del islam Pat Condell la utiliza en un vídeo en 2009 llamado “ Los defensores de mal . “

La islamonáusea ya tiene su propio artículo en Wikipedia. Debemos ayudar a esta palabra a introducirse en nuestros diccionarios mediante el uso de esta palabra en los blogs, en los artículos y cartas al editor, y en el habla cotidiana.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.