Header Ads

Trending
recent

Sarrazin: nueve conclusiones sobre la inmigración musulmana

El libro “Alemania se desintegra”, del ex directivo del Bundesbank Thilo Sarrazin, que critica duramente a los musulmanes, se ha convertido en el segundo libro de no ficción de contenido político más vendido de la década en Alemania, detrás de “Stupid White Men”, de Michael Moore.

[caption id="attachment_40027" align="alignleft" width="300"] Thilo Sarrazin[/caption]

Sarrazin niega que “los trabajadores turcos y marroquíes” hayan hecho un aporte al bienestar de Alemania, lo que en cambio, dice, sí se puede afirmar sobre los portugueses, los españoles y los italianos.

“En todos los países europeos los inmigrantes musulmanes le cuestan a la sociedad más de lo que aportan debido a su escasa actividad laboral y a los beneficios sociales que reciben”, apunta en el libro.

Tras este éxito de ventas, a la televisión alemana no le ha quedado más remedio que entrevistarle. En esa entrevista ha presentado nueve conclusiones sobre la inmigración musulmana que recoge el blog bivouac:

1.- Ninguna política de inmigración puede resolver el problema esencial de nuestra demografía, y es que cada generación es aproximadamente un tercio más pequeña que la anterior. Por otra parte, mientras que disminuye el número de hijos, el número de niños nacidos en familias que son analfabetos es cada vez mayor.

2.- La educación es muy importante. Sin embargo, la educación se ha convertido en un fetiche en nuestra sociedad, y todo aquel que cree que estos problemas se pueden resolver con sólo aumentar el nivel de la educación nos obliga a vivir en una mentira.

3.- Los inmigrantes no son sólo los inmigrantes. Los inmigrantes de Europa del Este, India, China y Vietnam no presentan ningún problema de integración de la segunda generación. Adquieren con frecuencia un mayor nivel de educación y mejores tasas de empleo que los alemanes nativos. Tenemos entre 10 y 11 millones de inmigrantes como en Alemania y sus descendientes no tienen ningún problema de integración de la segunda generación. Ellos representan una ganancia económica y cultural para Alemania.

4.- Todos los problemas económicos y culturales de integración se concentran en los 4 a 6 millones de inmigrantes de países musulmanes. El éxito de la integración de los inmigrantes musulmanes establecidos entre nosotros debe ser una prioridad absoluta antes de que haya más inmigración musulmana. En estos inmigrantes, su educación y su tasa de empleo en la segunda y tercera generación son muy, muy inferiores a las de los alemanes o a las de otros grupos de inmigrantes y sus descendientes .Y en esto, nada permite prever una mejoría satisfactoria en el tiempo

5.- Una tendencia preocupante de formar sociedades paralelas es evidente. Sólo el 3 por ciento de inmigrantes turcos de segunda generación se casan con alemanes, frente al 70 por ciento de los inmigrantes rusos.

6.- Creo que estos problemas no se deben al origen étnico, sino a la cultura musulmana. Este cultura determina los valores y estilo de vida de la mayoría de los inmigrantes musulmanes y es incompatible con las sociedades occidentales seculares.Esto es especialmente evidente en Gran Bretaña, donde existe una gran disparidad entre la integración de los inmigrantes hindúes, por un lado y los de Pakistán y Bangladesh otros. Estos problemas se dan no sólo Alemania, sino en todos los países europeos con un número significativo de inmigrantes musulmanes.

7.- Los problemas de la integración económica y cultural de los inmigrantes de países musulmanes indican que el impacto económico y social de esta inmigración es, sin duda, negativo para las sociedades de acogida.Mientras el comportamiento cultural de estos inmigrantes no sufra un cambio radical, van a crear problemas sociales y cargas económicas, y de ninguna manera facilitan la transición demográfica.

8.- El Estado de bienestar modelo de Alemania y los países europeos no están libres de culpa. Las prestaciones sociales que se dan a una familia de inmigrantes en Alemania supera con creces los ingresos que podrían obtener en países como Turquía o el Líbano, y por tanto, ningún miembro de esta familia ocupa un puesto de trabajo. Estos mismos grupos de inmigrantes se integran mejor en los Estados Unidos porque tienen que satisfacer sus necesidades o dejar el país. O incluso ni ser admitidos.

9.- El crecimiento económico de los últimos meses y el aumento de puestos de trabajo ha oscurecido el fondo del debate esencial sobre la política de inmigración. ¿No es irónico? Después de 45 años, la caída auto-infligida de nuestra población nos acerca al abismo con la precisión de un reloj y el ritmo de movimiento de un iceberg. Y ahora que el abismo es evidente en el mercado de trabajo, todo el mundo parece completamente sorprendido.

La mayor tasa de natalidad en Alemania se llegó en 1965. Esta generación es actualmente de 45 años. Están en la cima de su carrera profesional y la productividad, y entran en los “años de decadencia.” ¿Quién va a asumir la responsabilidad?
Actualmente hay 1,45 millones de trabajadores mayores de 45 años en Alemania, pero sólo 950 000 personas mayores de 20 años y 600 000 niños al año.

La precipitación no lleva a ningún sitio, tenemos que reflexionar y aprender de nuestros errores.

Los inmigrantes que rechazan nuestra cultura, no están educados, y sólo son motivados por la asistencia social y por el proyecto para traer a su familia numerosa, en último término va a costar a la sociedad más de lo que aportan a ella.

Muchos de nosotros queremos un sistema de puntos para la inmigración o un sistema como la carta verde de los EE.UU. Abogo por una solución de este estilo. Si Alemania hubiera tenido un sistema de inmigración como Australia, Nueva Zelanda, Canadá o los EE.UU., con barreras sólidas para evitar la afluencia de trabajadores no cualificados y sin prestaciones sociales para los inmigrantes, alrededor del 90 por ciento de los inmigrantes musulmanes que viven actualmente en Alemania nunca habría venido. Quisiera hacer hincapié en este punto.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.