Header Ads

Trending
recent

Lo que nos supone y cuesta un inmigrante en Euskadi

Por Yolanda Couceiro Morín | Partido por la Libertad Euskal Herria


Hablar de estas cosas no es políticamente correcto, pero es que lo políticamente correcto nos come los bolsillos. Es la casta política la que no está interesada en airear estos datos  que, por conocidos, no dejan de dolernos a quienes pagamos nuestros impuestos o aquellos vecinos autóctonos a los que no se deja acceder a estos beneficios.

[caption id="attachment_187534" align="alignleft" width="150"]Yolanda Couceiro Morín Yolanda Couceiro Morín[/caption]

Pues bien, entre la ayuda a la integración (Renta Basica) y la ayuda al alquiler, un inmigrante se lleva a su cuenta y sin pegar un palo al agua, un total de 900€. Como contrapartida, el individuo tiene la obligación de hacer NADA. Eso si, si le pagamos un curso de castellano o euskara le facilitamos el bonobús gratis. (ah, se me olvidaba, y el carné de las piscinas, centros cívicos, preferencias para comedores infantiles, guarderías…)

¿Sabéis cuánto cobra un “ilegal” con esposa y un hijo?

1.200€ aproximadamente... y ¿si tiene dos hijos? Pues alrededor de los 1.400€. Y por supuesto, se le exige la misma contrapartida que a su compañero: NADA.

En Euskadi disponemos de varios “salva-patrias” que empadronan en un local o vivienda a un montón de gente que carece de residencia legal en el país. Como consecuencia, a los seis meses disponen de las ayudas referidas anteriormente.

Resultado:

-Un tipo sin oficio ni beneficio, que no ha aportado NADA, ni aportará NADA a la sociedad, gana haciendo absolutamente NADA, más dinero al mes que muchos jubilados con más de cincuenta años de cotización.

-Un tipo sin oficio ni beneficio, sea extranjero o nacional, sea blanco, negro o de color café, (no hablamos de racismo ni xenofobia, sólo de cara-dura) cobra más que muchos funcionarios que se han currado una plaza a base de meses de estudios y sacrificios.

-Un tipo sin oficio ni beneficio, cobra más que muchos mileuristas que se levantan a las cinco de la mañana y deben doblar el lomo a diario para pagar su hipoteca, llegando siempre justos a final de mes.

Ahora vas, y me llamas xenófoba.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.