Header Ads

Trending
recent

Islamización de Francia: Profecía

Por Guillaume Faye |

Al igual que un médico que ve acumularse los síntomas de una patología de crisis en su paciente (el cual no quiere enterarse de su mal), algunos llevamos advirtiendo desde hace más de 10 años sobre un proceso ineluctable. Este proceso tiene como carburante la demografía (inmigración descontrolada y natalidad desbocada de los alóctonos), la irresponsable ceguera voluntaria de las élites a menudo masoquistas o cómplices, la voluntad ofensiva y de naturaleza étnica y religiosa del islam que actúa mediante la astucia, la intimidación y la ley de la cantidad.

Las luchas por la laicidad y las referencias a la República se encuentran en retroceso. El islam se impone progresando a pasos rápidos. En todas partes en donde los musulmanes se convierten en fuertes minorias o en mayorías intentan imponer sus leyes a los demás, progresivamente, en una tierra que están conquistando (Dar Al-Arb) por abajo, por el poblamiento, sin combate: nuestra tierra.

A pesar de la ley contra el porte del velo islámico en ciertas circunstancias, lo que no es más que un autoengaño, ya que que la ley no se aplica casi nunca, nos arriesgamos a ver instalarse progresivamente el proceso siguiente, tanto en las ciudades, cada día más numerosas que tienen (o están en trance de tener) mayorías musulmanas, como a nivel nacional.

A) Evolución a nivel local:

1) Abolición progresiva de facto de la prohibición del velo femenimo en los espacios administrativos y los servicios públicos, incluida las escuelas y los centros de trabajo.

2) Generalización del porte del velo en las zonas con mayoría musulmana, con presión sobre los no musulmanes de hacer otro tanto.

3) Abolición de las piscinas y centros deportivos mixtos, y separación paulatina de niños y niñas en las escuelas.

4) Comidas sin cerdo en las cantinas escolares, prohibición del alcohol en las recepciones oficiales con presencia de musulmanes, desaparición progresiva de los comercios que venden charcutería, alcohol y otros producto no halal.

5) Adopción subrepticia de las reglas de la sharia en los ayuntamientos de mayoría musulmana, subvenciones de los lugares de culto y asociaciones musulmanas. Abandono sistemático del cuidado de las iglesias y capillas, derribadas o convertidas en mezquitas.

6) Cambio de nombre de localidades con nombres de origen cristiano (San...Santa...)

7) Apertura de escuelas coránicas o madrasas.

B) Evolución a nivel nacional

1) Supresión de los días no laborables de las fiestas del calendario cristiano en provecho de las fiestas musulmanas (la Iglesia Católica estará de acuerdo, de eso no hay duda).

2) Salas de oración musulmanas en las grandes empresas y en las pymes.

3) Abolición generalizada de la prohibición del porte del velo islámico en todos los sitios.

4) Modificación de los programas y manuales escolares que supriman, en Ciencia e Historia, todo lo que es "anticoránico".

5) Endurecimiento de las leyes contra la "islamofobia" e imposibilidad progresiva de toda crítica de los dogmas musulmanes.

6) Enseñanza prioritaria del árabe en el sistema escolar nacional.

7) Derrogación de las leyes sobre matrimonio homosexual y la "paridad sexual".

8) Modificación de la política extranjera de la Francia islamizada y apertura total a la inmigración masiva de origen musulmán.

Nos podemos fácilmente imaginar lo demás. Todo esto ya ha comenzado. No hago más que anticipar la evolución de un proceso ya iniciado. ¿Esto nos parece impensable? ¡Pero debéis saber que si nada cambia, la mayoría de la población de Francia será musulmana en 2050! ¡Todo esto será entonces posible! La lógica demográfica impondrá su ley de hierro y surgirán conversiones masivas por presión o comodidad social. Será la integración, en efecto, pero al revés.

Está claro, así como lo he dejado dicho en algunos de mis ensayos, que algunas de estas evoluciones van a chocar de frente a la izquierda bienpensante (sobre todo feminista y pro-gay): la contradicción será terrible con la islamofobia de los progresistas, estos pobres idiotas útiles. Igualmente, tanto los judíos como los adversarios del antijudaísmo van a tener que empezar a preocuparse de aquí en adelante.

Este escenario reposa sobre la hipótesis de que el barco se hundirá suvemente, que Francia desaparecerá en la tibieza (la Warmtod, la "muerte tibia" de la que hablaba Konrad Lorenz), sin crisis mayor, sin lucha. En pocas palabras: la Gran Sustitución. Sin embargo, hay una razón para no desesperar: la islamización de Francia (y de una parte de Europa) que está en marcha, corresponde también a una modificación negativa del sustrato etnocultural. Dicho de otra manera: la islamización y la metamorfosis de Francia desembocará necesariamente sobre crisis mayúsculas, una vez traspasado un determinado umbral:

1) Crisis exógena: pérdida de categoria del país, degradación económica.

2) Crisis endógena: comunitarismo conflictual, ruptura de la paz social, guerra civil de baja intensidad... Eso para empezar, luego ya se verá...

Es por ello que la Historia, como siempre, queda abierta y no hay que desesperar. La islamización y lo que conlleva con ella no son una fatalidad. Pero para evitar eso habrá que sufrir y luchar, ya que hemos traspasado, desde el año 2000 aproximadamente, lo que podríamos llamar, no el punto de no retorno, sino el "umbral del retrono pacífico".

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.