Header Ads

Trending
recent

La película de las decapitaciones de 22 soldados sirios por el Estado Islámico habría costado unos 200.000 dólares

Los terroristas musulmanes del EI poseen un equipo muy caro y cuentan en sus filas con cineastas profesionales.

El Estado Islámico empleó entre 4 y 6 horas en filmar su vídeo de la decapitación de 22 soldados sirios dado a conocer al mundo hace ahora un mes y utilizó un material que cuesta cerca de 200.000 dólares, según los resultados de un análisis llevado a cabo por el Consorcio de Análisis e Investigación del Terrorismo (TRAC por sus siglas en inglés) con base en los EEUU y la Quilliam Fundation de Gran Bretaña.



El vídeo fue publicado el 16 de noviembre y dura cerca de 16 minutos. Muestra la decapitación simultánea de 22 soldados sirios por otros tantos verdugos del EI, todos extranjeros, entre ellos el francés Maxime Hauchard, así como también el asesinato del estadounidenese Peter Kassig.

Los analistas explican que la luz y las sombras revelan que el vídeo fue rodado con múltiples tomas durante varias horas. También señalan que los verdugos se lavaron entre el rodaje de los asesinatos y las escenas de despúes de las ejecuciones. La finalidad mediática del Estado Islámico es mostrar su invencibilidad.

Todos los asesinos (menos el líder), de pertencencias étnicas y nacionalidades distintas, aparecen con la cara descubierta y son potencialmente identificables, aunque de momento sólo el francés Hauchard ha sido reconocido. Los verdugos parecen conducidos por el personaje conocido como "Jihadi John", un ciudadano británico que es responsable de la decapitación de James Foley, Steven Sotloff, David Haines, Alan Henning, Peter Kassig y de dos soldados sirios no identificados.

Veryan Khan, una investigadora del TRAC ha analizado la película secuencia a secuencia. Piensa que este cortometraje ha tenido un realizador, un productor y que el guionista podría incluso haber utilizado un storyboard (guión gráfico) como para una película convencional. El vídeo ha sido probablemente producido utilizando la Avid Technology, un programa que cuesta no menos de 200.000 dólares, con varias cámaras de alta definición (HD por sus sigas en inglés).

Según Khan, los verdugos habrían sido elegidos por sus cualidades cinematográficas, su físico y su aspecto marcial. Indica además que estos hombres tienen una especie de estética concreta: son relatvamente bien parecidos, están limpios y parece haber ensayado su papel. El hecho de que sean originarios del mundo entero es un circunstancia destinada a ilustrar el largo alcance del autoproclamado Califato del Estado Islámico.

Los investigadores piensan que este vídeo está destinado a los potenciales reclutas. Veryan Khan piensa que "estos hipóteticos combatientes desean sin duda gozar de la infamia internacional que les transformaría en héroes mediáticos y de las redes sociales como "Jihadi John", y serían actores de la propaganda futura. En Twitter los partidarios del EI utilizan las fotos de los verdugos como sus avatares."

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.