Header Ads

Trending
recent

La Gran Sustitución no es una teoría, es una realidad

0

Stella Costanzo, Génération Identitaire (*) |

Para definir la "Gran Sustitución" hay que volver al 2010 cuando el escritor Renaud Camus utiliza por primer vez esta fórmula. Según él, se trata de un fenómeno que busca convertir a las minorías étnicas en la mayoría del futuro. Y eso a través de la inmigración masiva y la tasa de fecundidad mucho más elevada entre las poblaciones inmigradas extraeuropeas.

Dicho de otra manera, la Gran Sustitución es la sustitución progresiva de la población autóctona francesa y europea, por una población extranjera de distitnos orígenes. Se trata de la sustitución de nuestro pueblo por olas cada vez más grandes de inmigrantes. En Francia todos los años entra una cantidad de nuevos inmigrantes equivalente a la población de ciudades como Lille o Burdeos, del orden de los 230.000. Se calcula que la población de origen extraeuropeo de Francia es de unos 12 millones de personas, cerca del 18 % de la población del país.

A pesar de ser un fenómeno generalmente resumido a cifras y porcentajes, la Gran Sustitución es ante todo una realidad sensible para los franceses que la padecen a diario. La Gran Sustitución es abrir un folleto de una ciudad francesa cualquiera y ver la información relativa al estado civil de la municipalidad y darse cuenta que las listas de nacimientos no contienen más que nombres de origen africano y magrebí mientras que las listas de defunciones prácticamente no contienen otra cosa que nombres de origen francés u europeo. Actualmente el 27 % de los nacimientos en Francia corresponde a personas de origen extraeuropeo.

La Gran Sustitución, es subir a un tranvia y sentirse extranjera entre una masa de personas de origen inmigrante que no se nos parece en nada. Es encontrarse sola, perdida en medio de una muchedumbre que habla todos los idiomas del mundo menos el francés.

La Gran Sustitución es tomar el metro o el tren de cercanías y darse cuenta, a medida que pasan las estaciones, que eres la única blanca en ese trayecto. Es llegar a pensar que los franceses ya no tenemos nuestro lugar en esta Francia multicolor que los políticos, tanto de derecha como de izquierda, nos han impuesto, haciéndonos creer, incansablemente, que el multiculturalismo es un modelo de sociedad en el cual se vive de maravillas.

La Gran Sustitución es ver la antigua iglesia que dominaba antaño en el fondo de la calle ya no es otra cosa que un solar donde están construyendo... otra mezquita. En 1965 había 5 mezquitas en toda Francia. Ahora son más de 2.400 y se siguen construyendo a diario y proyectando otras muchas más.

La Gran Sustitución es pasearse en tu ciudad natal y observar el cambio sustancial que ha tenido lugar en algunos años. En efecto, es difícil encontrar tu librería de viejo preferida ya que se ha convertido en una tienda de ropa oriental. Es díficil saborear una loncha de jamón, porque nos arriesgamos a ser agredidos, como ocurre a menudo, o simplemente porque tu charcutería favorita ha sido reemplazado por un kebab. Es díficil reconocer a tus vecinos de infancia cuando el hiyab y el niqab predominan en el barrio. Es díficil sentirse en casa cuando los muros están desfigurados por pintadas como "¡Jódete Francia!" o "¡Fuera los blancos!". Es dificil sentirse francés cuando Francia desaparece.

Los franceses que se atreven a ver la Gran Sustitución de frente no son víctimas de alucinaciones. Son francees para los cuales la inmigración no se resume a las estadísticas, sino a una dura realidad. Son franceses que aman a su país y que se niegan a admitir que su identidad y su civilización se fragmente y se disuelva en provecho de culturas y costumbres que no son la suyas.

Son franceses que desean vivir en su tierra, según sus costumbres y que no quieren convertirse en una minoría. Son franceses que no quieren seguir reculando y que se han apropiado del lema que los identitarios gritan desde hace 10 años: "¡Ésta es nuestra casa!"

(*) Génération Identitaire es un movimiento juvenil patriótico e identitario.

Así se presenta:
"Génération Identitaire es un movimiento político que reune en sus filas a jóvenes de ambos sexos de toda Europa. Ha sido fundado en septiembre de 2012.

Llamamos a la juventud a levantar la cabeza: frente a la chusma de las "banlieues", frente a los que quieren someter nuestras vidas y nuestros pensamientos al control policial permanente, frente a la uniformización de los pueblos y las culturas, frente al maremoto de la inmigración masiva, frente a una Escuela que nos esconde la historia de nuestro pueblo para impedir que lo amemos, frente a un supuesta "convivencia" que se está convirtiendo en una pesadilla, Génération Identitaire es la primer línea de la resistencia.

Somos conscientes de los desafíos que tenemos ante nosotros, no rechazamos ninguna batalla. Estamos orgullosos de nuestra herenckia y confiamos en nuestro destino. No tenemos más que un lema: ¡Ya no retrocedemos más!". Somos la generación sacrificada, pero no somos la generación perdida. No lo somos porque entramos en guerra contra todos aquellos que quieren arrancarnos nuestras raíces y hacernos olvidar quienes somos. Nuestro ideal es la reconquista e iremos hasta el final. Génération Identitaire es la barricada en la cual está la juventud luchando por su identidad.

En los partidos políticos los jóvenes son la mano de obra. En el seno de Génération Identitaire somos la cabeza y los corazones. Entre nosotros la juventud manda a la juventud. Somos camaradas, amigos, hermanos, un clan. Somos más que un movimiento de juventud, somos la juventud en movimiento.

Creativa, orgullosa, insolente y rebelde, la Génération Identitaire es la vanguardia de la juventud en pie."

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.