Header Ads

Trending
recent

Alemania: las manifestaciones contra la islamización de Occidente inquietan a la clase política

Germany Far Right

Desde hace semanas, un movimiento anti islam, Pegida ("Patriotas Europeos Contra la Islamización de Occidente"), está creciendo en varias ciudades del país. El lunes pasado 10.000 personas han protestado pacíficamente en las calles de Dresde, a pesar del frío intenso, "contra la islamización de Occidente", en resuesta a la convocatoria de Pegida, un movimiento desconocido hace un par de meses. Este movimiento, surgio espontáneamente y fuera del control de los partidos inquieta a la clases política alemana. Como telón de fondo a estas protestas que no remiten, el país se ve confrontado a una oleada de inmigración sin precedentes.

Alemania se ha convertido en un país de acogida. Con una población de 80 millones de habitantes, recibe 450.000 inmigrantes por año. Se sitúa en segundo lugar en el mundo detrás de los EEUU, que reciben 970.000 inmigrantes al año por una población de 315 millones de habitantes. Además Alemania recibe unos 200.000 demandantes de asilo al año. El número de estos ha crecido de manera explosiva con los conflictos sirio e iraquí: en 2008 Alemania recibió 23.000 refugiados, 77.000 en 2012, y 127.000 en 2013. Los ayuntamientos y los länders están saturados por el enorme flujo que no cesa.

Werner Patzelt, politólogo de la Universidad de Dresde, explica: "Es muy sorprendente. Es como si algo que sólo estaba esperando la señal de salida hubiera cristalizado. Pegida ha nacido del hecho de que una parte importante de la población se rebela contra un desarrollo sobre el cual nunca ha sido consultado y que nunca ha sido debatido: el hecho de que Alemania se convierta en una tierra de inmigración." Y concluye: "Pegida desaparecería inmediatamente si las autoridades de la región escucharan lo temores y las quejas de los manifestantes."

Desde entonces, cada lunes a la caída de la tarde, el movimiento sale a las calles. De los iniciales 500 participantes se ha pasado a unos 10.000 en pocas semanas. Jovenes, personas mayores, hombres, mujeres e incluso familias: la sociedad parece mobilizarse. Y si algunos cientos de neonazis y un puñado de funcionarios del partido de extrema derecha NPD participan en las manifestaciones, estos siguen siendo una minoría en el movimiento.

"Observo el desarrollo de Pegida desde hace varias semanas", dice Werner Patzelt, "y constato la misma cosa que lo que dicen los informes de la Policía: que la extrema derecha es minoritaria en el movimiento. Las personas que se mobilizan son ciudadanos ordinarios, no de izquierda claro está, pero tampoco son neonazis. Son personas que la CDU tendría de su lado si éste dejara de hacer la avestruz en el tema de la inmigración."

Pegida amenaza con desbordar las fronteras de Sajonia. Wurtzburgo, Bochum, Cassel y Bonn ven aparecer movimientos similares. En Leipzig, Pegida se llama Legida, y Dügida en Düsseldorf. De momento estos esquejes del tronco original sólo mobilizan algunos cientos de personas en esas ciudades, pero el movimiento se está extendiendo.

La CDU y el SPD se ven desbordados y por de pronto se contentan con denunciar el movimiento sin hacer demasiadas declaraciones para apoyar la comunidad musulmana.

En cuanto al pequeño partido antieuropeo AfD ("Alternative für Deutschland", Alternativa para Alemania) que ha surgido a la derecha de la CDU ("Christlich-Demokratische Union Deutschlands", Unión Democráta Cristiana Alemana) el partido de Angela Merkel), sólo le pide a sus miembros que abandonen las manifestaciones de Pegida si en ellas aparecen insignias neonazis.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.