Header Ads

Trending
recent

La ministra francesa de justicia no quiere que se hable de la trata negrera a manos de los árabes

0

Para la religión oficial del Sistema no existe más que una clase de esclavismo: el practicado por los europeos en su momento. La trata de esclavos llevada a cabo por los musulmanes (árabes y turcos) o por otros africanos no debe ser tenida en cuenta ni se debe investigar. Y menos mencionarla en los programas escolares para no culpabilizar a los jóvenes franceses musulmanes. La culpabilización por hechos del pasado no debe concernir más que a los franceses autóctonos y a los demás europeos, o sea los blancos.

Christiane Taubira es ministra de Justicia de Francia, nombrada por el presidente de la República Francesa, el socialista François Hollande. Originaria de la Guyana francesa, de raza negra, ha hecho una carrera política marcadamente inclinada a la izquierda. Ha terminado en el Partido Socialista francés.

Christiane Taubira le ha dado su nombre a la ley nº 2001-434 del 10 de mayo del 2001 que declara crímenes contra la humanidad la trata negrera transatlántica (entre África y las Américas) y la esclavitud. Esta ley ha recibido muchas objecciones por parte de historiadores que critican que la ley en cuestión limita la trata negrera y la esclavitud sólo al comercio de esclavos llevada a cabo por los europeos. La trata negrera llevada a cabo por los árabes y la practicada entre africanos es dejada de lado en esa controvertida ley.

Los historiadores se preocupan por la verdad histórica y por su libertad de estudio ya que esa ley significa una intromisión del legislador en el terreno propio de la investigación histórica. La ley Taubira hace una lectura parcial de un episodio histórico del que no retiene más que la participación europea dejando de lado los otros aspectos y protagonistas de la cuestión. Este parcialismo ignora a la mayoría de las víctimas de la esclavitud, que lo fueron a manos de los árabes y otros musulmanes y de los propios africanos. La gran mayoría de los especialistas del tema están de acuerdo para decir que las tratas negreras árabomusulmanas e interafricanas fueron de lejos mucho más brutales y mortíferas que la europea.

La comunidad científica teme que esta historia parcial termine convirtiéndose en historia oficial. Uno de los mejores especialistas de la trata negrera, el francés Olivier Pétré-Grenouilleau, fue llevado en su día ante un juez en nombre de la ley Taubira, porque en sus trabajos recordaba un hecho fundamental y de sobra conocido: que la casi totalidad de los esclavos africanos habían sido capturados no por blancos, sino por los propios africanos para venderlos a los europeos, y que las razzias y el comercio de esclavos eran una rutina en el continente antes de la llegada de los negreros europeos. Se puede añadir que la esclavitud sigue existiendo en numerosos puntos de África, tal como lo denuncian importantes organismos internacionales. Al historiador francés le era también reprochado que contestara la pertinencia del término "genocidio" aplicado a las tratas negreras, lo que contradecía el paralelo establecido por la ley Taubira entre la esclavitud y el exterminio de los judíos durante la 2ª Guerra Mundial.

El asunto Pétré-Grenouileau ha preocupado a los historiadores, tanto más que la ley del 2001 precisa en su artículo nº 2 que "los programas de investigación en Historia" deberán dar "el lugar que merece" a la trata negrera y a la esclavitud (práticadas por los europeos). Acerca de los millones de cristianos secuestrados por los piratas berberiscos en países europeos y vendidos en los mercados del Norte de África o de cualquier punto del Imperio Otomano durante siglos, la ley y la ministra del mismo nombre no le dan ninguna importancia ni recibe ninguna condena. Como tampoco la merece el hecho de que la esclavitud sigue presente en África (Niger, Sudán, Mauritania...) y en la Península Árabiga (Arabia Saudita, Yemen...). La ministra de Justicia ni siquiera parece saber o no le importa que, por ejemplo, para no ir muy lejos, cuando los franceses se apoderaron de Argel en 1830, 15.000 esclavos cristianos fueron liberados de las terribles condiciones en que estaban a manos de sus amos musulmanes. Pero esto es mejor no recordarlo. Todo sea para no estigmatizar a los jovenes árabes y otros musulmanes de Francia, que ya tienen los suyo, probrecitos...

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.