Header Ads

Trending
recent

Geert Wilders: "El Islam es esencialmente una ideología totalitaria"

geert wilders

Geert Wilders es miembro del parlamento holandés. Es el líder del Partido por la Libertad y autor del libro "Marcado para morir: La guerra del islam contra Occidente y contra mi", publicado en 2012.

El siguiente es un texto de Geert Wilders publicado en el New York Times: "Resistiendo a la amenaza del islam fanático. No debemos renunciar a la libertad permanente a cambio de la tolerancia temporal".
"Mientra escribo esto, hay unos policías que velan por mi seguridad. Ningún visitante puede entrar en mi despacho sin ser objeto de un cacheo minucioso. ¿Por qué? Porque me quieren matar. Debo vivir en una casa con fuertes medidas de seguridad. Cada mañana, soy llevado a mi despacho en el edificio del parlamento holandés en un vehículo blindado. Cuando salgo al exterior, estoy protegido (desde ya hace 7 años) por agentes de policía de paisano. Cuando hablo en público llevo un chaleco antibalas.

¿Quíen soy? No soy ni rey ni siquiera ministro. Soy un simple político holandés. Pero como me opongo a la influencia creciente del islam en Europa, me quieren matar. Ese es el riesgo que se corre cuando se critica el islam. Es por eso que muy pocos políticos se atreven a decir la verdad sobre la amenaza que supone el islam. El peligro del islam sobrepasa el del comunismo de la era soviética. En efecto, los políticos que nos adviertían de la amenaza soviética no se veían obligados a esconderse, mientras que eso es lo que le ocurre hoy a los que se atreven a hablar en contra del islam.

Recibí mis primeras amenazas de muerte en septiembre de 2003 después de pedirle al gobierno holandés que investigará una mezquita radical. Cuando las amenazas de muerte fueron más frecuentes, las autoridades holandesas me asignaron una escolta policial permanente. En noviembr de 2004, unos policías armados llegaron de noche a sacarme de mi residencia en un vehículo blindado. Fue la última vez que residí en mi casa. Desde aquel día, he vivido en cuarteles del ejército, en una celda de cárcel y ahora en una casa segura propiedad del gobierno.

Me he adaptado a esta situación. Despúes de más de 7 años, las medidas de seguridad forman parte de mi rutina diaria. Sin embargo, en una sociedad libre ningún político debería temer por su vida porque se atreva a hablar de temas o de problemas que preocupan al pueblo.

La libertad de palabra es un derecho fundamental. Unas organizaciones islámicas juntas con otras de izquierda han intentado quitarme ese derecho persiguiéndome ante la justicia por "discurso de odio". Después de 3 años de persecución judicial, he sido exculpado de todas las acusaciones que pesaban sobre mi.

Tenía la costumbre de viajar frecuentemente en el mundo musulmán, pero eso ya no es posible ahora. He leído el Corán tanto como la vida de Mahoma. He llegado a la conclusión de que el islam es esencialmente una ideología totalitaria antes que una religión. Lo siento por los pueblos árabe, persa, indio, indonesio, que deben vivir bajo el yugo del islam.

Se trata de un sistema de creencias que condena a muerte, en aplicación de la sharia, a aquellos que dejan el islam, obliga a sus críticos a disimular y negar el concepto de libertad individual. Pero sin libertad, no puede haber prosperidad ni felicidad. Más islam significa menos vida, menos libertad y menos felicidad.

Es por ello que considero que es mi deber hacer sonar la alarma acerca del implacable expansión del islam. Aunque haya musulmanes moderados, el islam no lo es. De hecho, los musulmanes que toman en serio el islam le hacen la guerra a Occidente, y ahora lo hacen desde el interior de nuestras fronteras.

El 57 % de los holandeses consideran que la inmigración masiva que viene soportando nuestro país desde hace décadas es el mayor error cometido en la historia de nuestra nación. Sin embargo, no pocos políticos siguen minimizando la importancia de esa gran conmoción. Ignoran las inquietudes de su pueblo en nombre de la corrección política y el relativismo cultural, que consiste en decir que todas las culturas son iguales y que en consecuencia los inmigrantes no tienen por qué integrarse. Los valores islámicos serían supuestamente tan válidos que los valores holandeses, o europeos en general.

Si no nos oponemos a la islamización de nuestras sociedades, lo perderemos todo: nuestra libertad, nuestra identidad, nuestra democracia, nuestro Estado de derecho. Para preservar la civilización occidental, debemos hacer cuatro cosas: defender la libertad de expresión, rechazar el relativismo cultural, oponernos a la islamización y amar nuestras identidades nacionales y occidentales.

De todas nuestras libertades, la libertad de palabra es la más importate. La libertad de palabra es la piedra angular de una sociedad ibre. Mientras somos libres de decir lo que pensamos, es posible hacer despertar nuestros conciudadanos sobre la importancia de lo que nos jugamos. En las democracias occidentales no dirimimos nuestras diferencias mediante el uso de la violencia, sino con argumentos escritos o verbales. En la búsqueda de la verdd, permitimos a todas las personas expresar su punto de vista. Es de esta manera que nos hemos distanciado de la barbarie para orientarnos hacia una sociedad libre y próspera. Es la herencia que debemos legar a nuestros hijos.

He escrito un libro titulado "Marcado para morir", para defender la libertad de palabra. Este libro trata de que el islam me ha condenado a muerte, así como a la civilización occidental. Este libro constituye una advertencia sobre el peligro que consiste en cerrar los ojos sobre la verdadera naturaleza del islam.

Aunque el islam amenaza Europa y América, Occidente no está perdido todavía. Occidente sobrevivirá mientras el espíritu de libertad permanezca intacto. A pesar de que el islam me ha condenado a muerte, cada día más holandeses me apoyan. De hecho ya hemos empezado a contrarrestar la islamización de mi país. Otros países pueden hacer otro tanto.

Nunca permaneceré callado porque no debemos nunca permitir que los violentos fanáticos dicten lo que debemos decir o leer. Debemos rebelarnos contra sus reglas y exigencias asfixiantes. Debamos vivir libres o morir."

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.