Header Ads

Trending
recent

10 medidas para salvarnos de la dominación mediática del Sistema

0

Michel Geoffroy

Los medios de comunicación juegan un papel de primera importancia en la supervivencia del Sistema como vectores del condicionamiento publicitario, político y comportamental​. Para ser uno mismo estos son los gestos que se imponen:

​1) Reducir el consumo de televisión​.

​No es necesario ni útil ver la televisión a diario. El consumo abusivo de TV reduce los resultados escolares, provoca obesidad, disminuye la media de la esperanza de vida y aumenta los riesgos de tener Alzheimer.​

​2) No encender nunca la TV para ver "qué hay", por aburrimiento

​Si hacéis eso​ os podéis quedar pegados al sofá toda la noche ya que los programas están concebidos para haceros receptivos a los mensajes publicitarios. Es mejor elegir por adelantado el programa que deseáis ver y limitaros a eso. Evitar en todo momento el zapping, salvo para saltaros la publicidad. Zappear disminuye la capacidad de concentración y aumenta la dependencia hacia la TV. En los restaurantes y los lugares públicos, colocaros de manera a tener la televisión a vuestras esapldas. El cerebro humano está programado para seguir el movimiento. Si os encontráis frente a la pantalla no dejaréis de mirarla.

​3) Evitar ver películas, vídeos y programas de TV norteamericanos.

​Desde los inicios del cine los EEUU han utilizado este vector para promover sus intereses. El Sistema utiliza totalmente este medio para difundir su ideología en todo el mundo y así reeducar a las poblaciones. La hiper violencia, el sexo o los efectos especiales sirven para banalizar unos comportamientos antisociales: individualismo radical, feminismo, familias rotas, promoción de la ley del dinero, culpabilidad del pasado europeo, cosmopolitismo, etc...​

​4) Rechazar la prensa gratuita.​

​No coger esos periódicos en ninguna ocasión. Hacer un periódico independiente cuesta caro. El hecho de que se distribuyan diarios de manera gratuita indica que dependen enteramente de financiación publicitaria. Luego, quienes os los ofrecen gratis tienen mucho interés en que los leáis.​

​5) No ponerse auriculares apenas salido del domicilio, y menos aún para escuchar las noticias de las emisoras de radio.​

​Disfrutad del silencio, es un bien cada vez más escaso. Además con esos auriculares seréis ridículos. Los auriculares simbolizan como el móvil, la esclavitud numérica contemporánea. ​

​6) Leer libros imprimidos en papel.​

​Los libros de papel tienen un contenido inalterable, a diferencia de los libros numéricos que el emisor puede modificar en cualquier momento. El libro de papel es también más ecológico que el numérico, ya que en general está compuesto de papel reciclado, mientras que la huella carbono de la fabricación de los aparatos numéricos es importante.​ Por regla general, son preferibles los libros a los diarios y los semanarios, y estos últimos a la televisión y la radio. La lectura procura una distancia crítica: permite reflexionar, lo que no es el caso de la televisión y la radio.

​7) No consultar de manera permanente vuestro tablet, vuestro portátil, vuestro iPad o vuestro smartphone a cada rato para "estar al tanto"​. No estéis tuiteando continuamente.

​El uso de estos objetos puede crear dependencia, y esa es la razón por la cual el Sistema os incita a comparlos. Un uso abusivo tiende a reducir la capacidad de concentración de los usuarios.​ Los adictos a estos aparatos son verdaderos minusválidos que ya no pueden vivir sin estos artilugios. No consultéis nunca vuestro portátil y otros aparatos similares caminando por la calle. Podéis tener un accidente, chocar contra un obstáculo o haceros atropellar. Negaros siempre a formar parte de listas de amigos virtuales de aquellos que os quieren incluir en su Facebook o equivalentes. Hay que vivir en el mundo real: las relaciones virtuales no aportan nada.

8) Leer varios periódicos, y si es posible algún diario extranjero también.

​Hay que favorecer la diversidad de la prensa y de paso conocer acontecimientos distintos ​a los que nos trae la prensa nacional. También hay que diversificar las fuentes de información en Internet. Los medios españoles tienen un contenido bastante más pobre y de peor calidad que los de otros países. Siempre tener en cuenta que la mayoría de las "informaciones" que los medios descargan sobre nuestras cabeza diariamente no nos son de ninguna utilidad: esas noticias sólo sirven para influenciarnos, para ir modificando nuestra manera de ver las cosas.
Los informativos no dan noticias, sino propaganda.

​9) Aprender a descodificar la neolengua mediática.​

Es fácil: basta con comprender que las palabras que oís o leéis en los medios oficiales significan en general lo contario de lo que pretenden expresar. Aprender a traducir los eufemismos del sistema:
inmigración por invasión, diversidad por inundación demográfica, sociedad plural por sustitución étnica, progreso de las costumbres por degradación, multicultura por racismo antieuropeo, etc...

​10) Reinformarse en medios independientes, blogs particualres, diarios "marginales", páginas de agencias extranjeras y las TV libres en Internet​.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de los periodistas son también empleados de banco, ya que las grandes empresas y los grandes bancos son dueños de los principales medios de comunicación. ¿Aceptaríamos que un empleado de banco nos diera lecciones de moral en la ventanilla de la entidad bancaria donde trabaja? ¿Entonces por qué aceptar eso porque se presenta en un estudio de televisión? Además, la aplastante mayoría de los periodistas de los medios oficiales demuestran tener una inclinación ideológica manifiesta que no representa a la mayoría del público al que se dirigen.

No hay que escuchar a los comentaristas supuestamente "polemistas" y demás "expertos" que pululan por los canales de TV: estas personas tienen por misión decirnos lo que tenemos que pensar. ¡Tenemos que pensar por nosotros mismos!

​Y para terminar: podemos vivir muy bien sin escuchar radio ni ver televisión o aporrear sin parar el teclado de nuestro portátil​. Nuestros ancestros han vivido sin todos estos gadgets durante miles de años y su civilización era mucho más vigorosa que la nuestra. Es preferible desconectarse de la dominación mediática del Sistema. Hay que frecuentar los medios libres, quedarse con lo que nos parece bueno, difundir a nuestro alrededor y hablar con nuestros semejantes.

​Esto es mucho más interesante que el espectáculo de marionetas virtuales que el Sistema agita ante nuestros ojos nocha y día para adormecernos.​

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.