Header Ads

Trending
recent

María Jamardo | Mujeres y hombres y viceversa

Adelanto ya que para much@s voy a resultar polémica. Pero, una no puede evitar, a las puertas de la jornada de reflexión, en vísperas de las elecciones europeas, hacer una valoración imprescindible y es el bajísimo nivel político que ha definido la campaña. Vamos, que si por algo ha estado marcada sin duda, es por el desliz del ex – ministro de agricultura… ¡Y dale que te pego con el señor Cañete! ¿No hay suficiente entidad intelectual en el resto de candidatos, especialmente los del PSOE, para hacer un discurso serio sobre Europa? ¿Cuáles son las propuestas concretas que nos ofrecen a los ciudadanos acerca de los diversos temas (agricultura y pesca, unión bancaria, inmigración, política exterior, energía, familia…) que sí se debaten en los países serios?

jamardoPues no, porque ¡estamos en España! y aquí tenemos nuestro propio ritmo y a la cabeza de lista de los socialistas que ha cogido la aguja de marear con el machismo y el aborto y no la suelta ni a tiros.

No voy a entrar a opinar acerca de lo desafortunado del comentario “popular”, ni siquiera a debatir sobre la multiplicidad de interpretaciones que ya otros han dedicado al mismo… Pero no voy a evitar poner el foco sobre la pobre estrategia de criminalizar al oponente… ¡Animo a los candidatos a que pongan en entredicho la valía para el cargo de sus adversarios en base a criterios de cualificación y mérito profesional y a cada uno de ellos a que defiendan los propios y los saquen a relucir!, si es que los tienen…

El machismo escuece, el feminismo no. ¿Podría alguien explicarme la diferencia? ¿El feminismo es bueno y el machismo no? El machismo se entiende como la prevalencia del varón sobre la mujer. Y entonces, ¿el feminismo qué es? Sensu contrario y atendiendo a la misma etimología lingüística, deduzco que sería la prevalencia de la mujer sobre el varón. Vaya, vaya… para irnos situando, mucho más igualitario y justo, dónde va a parar.
Lo peor del desacierto, no es que un candidato haya cometido un desliz y quede su subconsciente al descubierto. No. Lo peor es que a unos se les censure lo que a otras se le consiente. Especialmente, si no haciendo un gran esfuerzo, descubrimos la incoherencia de quien abanderando la defensa de las mujeres, se permite compartir escenario con un condenado en firme por maltrato sin despeinarse o partido con un gobierno que indultó a dieciséis maltratadores, y sin rechistar.

Al final, lo que se demuestra es que los principios éticos tienen un valor relativo para todos ellos. Lo único que importa es adueñarse de unos cuantos que poder utilizar y obtener así réditos políticos. Triste.

Los políticos, como cualquier persona, deberían tener unos principios inamovibles y respetarlos en toda ocasión y lugar. No se puede decidir a conveniencia (electoralista) lo que en cada momento está bien y está mal. Quien carece de convicciones firmes, es como un árbol sin raíces agitado por el viento que se mueve sin control hasta que al final, cae.

Dejemos de hablar de mujeres y hombres y viceversa. Hablemos de personas. Personas que, según sus capacidades y mérito, y no por cuotas discriminatorias, acceden a los puestos a los que aspiran, en igualdad de oportunidades y condiciones.

 

Maria Jamardo es Presidenta de Sociedad Civil y Democracia

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.