Header Ads

Trending
recent

María Jamardo | Se buscan políticos

Cuando como ciudadana escucho determinadas noticias derivadas de actuaciones o intervenciones de políticos, en el ámbito que sea, trato de valorarlas de forma objetiva y analizarlas sin prejuicios pero bajo una mirada muy crítica. Creo que a ellos más que a nadie debo exigir aquellos valores, comportamientos y reacciones que en mi vida cotidiana presupongo a todos aquellos con quienes interactúo en un ámbito profesional de cierto nivel de responsabilidad. Considero que hacerlo es mi obligación como ciudadana, mantener una cierta altura de miras sin perder de vista la legalidad y la equidad.

Viene esto al hilo de ciertas declaraciones que en los últimos meses he ido escuchando de quienes dirigen o dicen hacerlo, una parte o el todo de este proyecto que es España y que, sinceramente es tan mío (nuestro) como suyo, o más, si me apuran. No sé si decir que me sorprende más el escaso nivel del debate político o si afirmar que hace tiempo estoy convencida de la pérdida del sentido común y la decencia de la clase política, quizás ambas.

Algunas de las últimas perlas desde Andalucía me han parecido de una desfachatez inaudita. Permítanme que les ponga dos claros ejemplos.

El uno, relacionado con las adjudicaciones de viviendas a los desalojados de la “Corrala Utopía” donde si bien en primeras intervenciones ante la prensa se cursan de manera oficial e institucional afirmaciones al respecto de la “legalidad y legitimidad” de las mismas (cuando la Presidenta de la Junta afirmaba que se habían concedido ilegalmente saltándose las listas de espera) en segundas y sucesivas la legalidad que parece mutar por arte de magia ya había cambiado y donde dije Digo digo Diego… y aquí no pasa nada. Y es que, los acuerdos políticos obran milagros.

El otro, redundando en el desacierto, cuando poco después se destapa un nuevo (presunto) fraude de cursos de formación que viene a refrendar el caso de los ERE, sin parangón en los anales de la corrupción española. Y, de nuevo, el mismo dirigente por si no hubiese quedado en evidencia suficiente, comparece para afirmar (frente a la denuncia de un empresario que ante la juez del caso declara haber tenido que efectuar entregas de dinero a cambio de adjudicaciones de contratos) que los culpables de todo esto son los malísimos empresarios españoles que corrompen a los honradísimos políticos de su partido ¡nada menos!. Y es que viene a ser costumbre que la culpa sea siempre de los demás. Estos políticos… siempre eludiendo responsabilidades y desvirtuando la atención por peregrino que el argumento parezca. Todo cuela y, por desgracia, lo esencial de las gravísimas cuestiones nunca importa.

¡Llueve sobre mojado!. Los políticos que tratan de estar en misa y repicando, utilizan las instituciones democráticas para lo que les conviene y en mi opinión de ciudadana, no es que les hayan perdido el respeto y por extensión a los que nos representan, sino que están muy lejos de conocer el significado real y mucho menos de tener interiorizado el concepto de democracia. Se sirven del sistema cuando tienen el poder y cuando lo pierden recurren a fórmulas poco recomendables… Seguro que como yo, se acuerdan de otras ciertas declaraciones de un candidato a las europeas que dijo respetaría la legalidad cuando sirviese a sus intereses y la conculcaría en la calle cuando fuera necesario.

Vamos, que, como ciudadana la conclusión es que, a falta de nivel político y coherencia y en ausencia del más mínimo sentido del ridículo, tienen la certeza de plena impunidad quienes nos gobiernan. Además, claro de que el patriotismo, en España, no está de moda.

En mi opinión, los ciudadanos buscan políticos que dediquen su esfuerzo en servirles real y temporalmente sin intentar adoctrinarles, dejándoles actuar y elegir libremente dentro del marco de las leyes, trabajando por y para ellos, anteponiendo el bien común a intereses propios y partidistas…

Señores, anímense. Se buscan políticos para España. Políticos de verdad. Políticos vocacionales, no profesionales de la política. Se buscan políticos patriotas.
 

jamardoMaría Jamardo 

Presidenta de Sociedad Civil y Democracia

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.