Header Ads

Trending
recent

El duro día a día de un cristiano en Egipto

topic

"Cada día salimos de casa, sin saber qué va a pasar", dice Girgis, un católico egipcio de Helwan, una ciudad al sur de la capital egipcia de El Cairo, que prefiere no utilizar su verdadero nombre.

"Pero esta es la manera cristiana, tomar las cosas día a día", agregó.

Girgis describe su rutina normal, como ir al trabajo, volver a casa, ir a la iglesia, tal vez visitar a sus familiares, pero evitando en su mayor parte interacciones sociales.

Muchos cristianos tienden cada vez más a ese aislamiento, explica, aunque como es hombre, dice, puede mezclarse y escapar de lo peor.

Para su esposa María (también nombre ficticio), las cosas son mucho más difíciles. Las mujeres cristianas en Egipto, sobre todo en los barrios de clase baja como en la que ella y su familia viven, se destacan por no llevar la cabeza cubierta, lo que las diferencia de la gran mayoría de las mujeres musulmanas.

Madre de una hija de tres años de edad y de un hijo de un año de edad, dice que ese barrio modesto de El Cairo es todo lo que pueden permitirse.

La confianza en el transporte público es parte del estilo de vida de la familia. Minivans descacharrados donde se abarrotan hasta 12 pasajeros como sardinas, llevándolos a través de la ciudad por el equivalente de 15 centavos de dólar.

"El otro día, yo estaba subiendo a la camioneta con mis dos hijos como de costumbre", María cuenta su historia ", y dije el nombre de mi barrio sólo para confirmar. Sin embargo, el conductor dijo que no iba allí, así que tuve que bajar para buscar el coche correcto ".

"Pero entonces, una mujer musulmana subió y preguntó por el mismo barrio, y el conductor la dejó entrar, tomar el último asiento. Yo estaba indignada y me quejé, pero el hombre respondió: "Yo soy libre de dejar entrar a quien quiero y obligar a bajar a quien quiero".

Durante el año pasado, incidentes similares ocurrieron media docena de veces. No es un hecho diario, pero deja una herida dolorosa, especialmente cuando se repite con tanta regularidad.

"Yo estaba caminando con mi hija, llevando a mi hijo en brazos, en un día muy caluroso de verano", explica María. "Así que le pedí a un comerciante que me vendiera un paraguas para darme sombra, pero él dijo que no tenía ninguno. 'Claro que sí – dije, señalándoselos, pensando que no había visto. Él respondió con frialdad: "Sí, pero a ti no te los vendo'".

Tal hostilidad y flagrante discriminación no son universales. María trabaja en un barrio de clase media, no muy lejos de casa, donde ella dice que se la trata con más respeto.

A nivel nacional, líderes musulmanes y cristianos se saludan y los políticos promueven la idea de la unidad nacional. Pero para Girgis, estos gestos son en gran medida superficiales.

"La tolerancia y la aceptación del otro se están perdiendo", dice. "Los libros y sermones que hablan de estos conceptos no llegan a la gente común en los barrios de clase baja".

Desde la revolución, se ha notado un descenso en la urbanidad general, que él cree que no está relacionada con cuestiones religiosas. Pero el aumento de la religiosidad entre muchos musulmanes ha tendido a destacar los elementos de división de su fe.

"En mi experiencia, está claro", argumenta Girgis. "Hay cosas en el Islam que están en contra de los cristianos. No debemos engañarnos a nosotros mismos, esto es lo que dice el Corán".

"De modo que si un musulmán quiere ser amistoso, puede encontrar versículos que van con esta idea, y si quiere estar en contra de los cristianos, puede encontrar versículos para esto también. El problema está en cómo las personas son criadas y lo que se les enseña".

María, que trabaja en una guardería, está de acuerdo. "Las partes del Corán que están enseñando a los niños a aprender de memoria tienden a ser los que llevan a la gente a odiar a los demás", dice, añadiendo que "no eligen los que enfatizan la oración, o los versos que dicen que el otro puede ser diferente, pero que él tiene su propia religión y tu tienes la tuya".

Las mezquitas locales también contribuyen a la cultura de la discriminación. Todos los viernes, los sermones se hacen eco en el vecindario a través de altavoces colocados en casi cada esquina de la calle.

"El lenguaje religioso ha cambiado: 'Odien a esta persona, él no es uno de ustedes, no se asocian con él'", informó Girgis. "En ocasiones, incluso nos llaman infieles, alegando que no creemos en Dios. Pero ¿cómo se puede entrar en el corazón de una persona para saber si son creyentes o no?"

María debe prepararse cada día antes de salir de la casa. "Yo siempre estoy esperando que algo suceda. Si no es en el transporte público, será en el mercado, si no es en el mercado, será en la guardería ".

"Yo trato de ser cristiana", dijo. "Yo trato de ser amable, pero también trato de mostrar a la persona que este comportamiento no es apropiado."

A menudo no hace mucha diferencia. De hecho, testigos de su maltrato generalmente minimizan lo que sucede, diciéndole que está bien, o que no se preocupe por ello.

Ella tiene buenas relaciones con los musulmanes en su edificio, ella incluso enseñó gratuitamente francés al hijo de un vecino, sin pedir nada a la familia. Sin embargo, como familia, tienen pocos o ningún amigo de verdad musulmanes, afirman.

Girgis considera que la situación de los cristianos de Egipto de la siguiente manera: "Hay dos tipos de persecución:. Físicas, cuando son amenazados de muerte, y mental, que es peor"

"Si te matan, se acabó. Pero si estás sometido a maltrato, eso puede llevarte a matarte a ti mismo. Nos hacen sentir inferiores. Esta es la persecución que está presente en Egipto".

Fuente: Ayuda a la Iglesia Necesitada

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.