Header Ads

Trending
recent

Aleix Vidal-Quadras | El Estado insaciable

alejo55La salida de la actual recesión pasa en España, entre otras medidas, por una reducción de los costes laborales. En consonancia con esta necesidad, nuestro país ha experimentado en los últimos años una notable contención de los salarios y también por ello el Partido Popular se comprometió en su programa electoral de 2011 a bajar un punto por año las cargas sociales. Sin embargo, el Gobierno ha hecho exactamente lo contrario. Su decisión de incluir en la base de cotización conceptos correspondientes a retribuciones en especie que estaban exentos va a provocar un incremento de las contribuciones a la Seguridad Social de trabajadores y empresarios con efectos muy negativos. Por una parte, se producirá una disminución de los sueldos de los asalariados que puede oscilar, según los casos, entre un centenar y varios miles de euros al año y, por otra, las empresas verán sus cuentas de resultados deterioradas en cuantías mucho mayores porque su aportación es un factor cuatro superior a la de los trabajadores. Como es natural, la contratación quedará seriamente desincentivada, así como el consumo y la inversión. La pregunta que surge de inmediato es: ¿Cuál es la razón de tan infausta operación, que ha sido unánimemente criticada por las organizaciones empresariales, los sindicatos y los expertos? Pues muy sencillo, la obsesión recaudadora de un Gobierno que sistemáticamente desde que empezó su andadura cada vez que ha debido elegir entre rebajar de verdad el gasto de las Administraciones o esquilmar al sufrido contribuyente, se ha inclinado por la peor opción. La cantidad máxima que podrá rebañar extendiendo el ámbito retributivo sujeto a cotización se calcula en unos mil millones de euros anuales, mientras que las consecuencias adversas en la actividad económicas en general serán muy superiores. Todos los que nos dejamos la piel durante el zapaterato para que llegara al poder la alternativa con mayoría absoluta, nos sentimos estafados. Tanto esfuerzo y tanto riesgo para librarnos del dogal socialista y seguimos empantanados en la voracidad de un Estado que nos arruina. La única ventaja de que te engañen es que aprendes la lección y no dejas que te vuelva a suceder. Yo, por lo menos, lo tengo claro. Y por lo que oigo y lo que leo, no soy el único.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.