Header Ads

Trending
recent

Alejo Vidal-Quadras | La madre del cordero

En este mundo todo está relacionado y de ahí la teoría de Laplace y el efecto mariposa. Consideremos dos asuntos aparentemente inconexos en la España de hoy, el problema demográfico y el incumplimiento de los objetivos de déficit por parte de algunas Comunidades Autónomas, especialmente Cataluña. Es un hecho conocido que nuestra tasa de natalidad está muy por debajo de la de reposición, por lo que el futuro del sistema de pensiones es más bien sombrío. También es sabido y lamentado el gran número de abortos que se producen cada año en nuestro país. La solución al problema de la baja natalidad se encuentra en las políticas de apoyo a la familia utilizando instrumentos específicos fiscales o sociales que faciliten el sostenimiento de los hijos. Asimismo, es obvio que en un plano general, si la economía crece de manera sostenida y con ella el empleo, más parejas se decidirán a formar un hogar y a reproducirse al tener unos ingresos garantizados con un horizonte vital estable. En cuanto a los abortos, resulta evidente que más allá de leyes más o menos permisivas, el camino más eficaz de salvar vidas en gestación consiste en proporcionar a las potenciales madres protección y seguridad en su embarazo, su parto y el subsiguiente cuidado de sus bebés, sin olvidar, por supuesto, las medidas en el campo educativo y sanitario que eviten preventivamente situaciones no deseadas. Todo ello requiere recursos para llevar adelante las iniciativas necesarias, recursos que o bien han de ponerse en manos de los individuos proporcionándoles trabajo o aliviándoles sus obligaciones tributarias, o bien ha de suministrar directamente el Estado. Y aquí entra la cuestión del déficit de las Administraciones. El dinero que se disipa en gasto corriente al servicio de los intereses clientelares, electorales y de poder de los partidos, o el que se sepulta en la sima de la corrupción, deja de estar disponible para los necesarios fines mencionados y, por tanto, cuánto más eficientes, honrados y austeros sean Ayuntamientos, Autonomías y Gobierno central, menos abortos y más nacimientos. Cualquier otra deficiencia de la vida nacional, debidamente analizada, nos conducirá a la misma conclusión: la madre del cordero, el origen de nuestros males, es el Estado de Partidos que ha suplantado al Estado Constitucional. Son estas organizaciones internamente antidemocráticas, voraces, corruptas, pobladas de ineptos, que parasitan sin escrúpulos a la sociedad, las que nos han arrastrado al desastre actual. Su reforma representa, por consiguiente, la tarea más urgente que los españoles debemos afrontar. Nos jugamos nuestra supervivencia física y moral.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.