Header Ads

Trending
recent

Los maestros represaliados por la Generalidad

Por Ángeles de Santiago/ No es de ahora el acoso a la lengua española en Cataluña. Son muchas las décadas que venimos padeciéndolo. Y no solo son los alumnos los perjudicados. Nunca se ha preguntado al profesorado en qué lengua se sentían más cómodos para transmitir sus conocimientos al alumnado, únicamente han debido seguir unas normas rígidas y totalitarias, y aquel que no las cumple es apartado de la docencia. Muchos de ellos fueron expulsados de Cataluña, enviándoles un telegrama por procedimiento de urgencia en donde se les urgía a buscar un destino fuera de Cataluña en cinco días hábiles. Aquellos que por diversos motivos no pudieron o no quisieron hacerlo, fueron machacados psíquicamente en sus puestos de trabajo, e incluso humillados.

Conocí a una maestra en esta situación, en una escuela de San Adrián de Besós. Se la tenía todos los días paseando por las clases y contando las mesas y las sillas que había en cada aula, y las que no se utilizaban y estaban por el almacén. Daba pena hablar con ella. Había momentos en que se la veía perder la orientación espacio-temporal y dudaba, al hablar, porque no sabía qué palabras tenía que utilizar en cada momento. Años después, coincidí con ella en la consulta del médico. Su seguridad al hablar era algo más estable, pero todavía tenía restos de ese machaque psicológico al que había sido sometida durante algunos años, hasta que un psiquiatra certificó que no era apta para la docencia y se le obligó a jubilarse.

Otros optaron por acatar la fórmula de “baja por depresión” de manera voluntaria, y a otros, nuestros respectivos médicos optaron por darnos esa baja “de manera obligatoria”, por nuestro bien, porque creían que era lo mejor para nosotros, si queríamos mantener íntegra nuestra salud mental.

Telegramas como este fueron enviados de manera masiva entre el funcionariado de Cataluña, en especial entre el personal docente:



Telegramas como este de la Generalidad y otras medidas coactivas supusieron la expulsión  de Cataluña de más de 20.000 funcionarios entre los años 1983 y 1985

   Original: texto en catalán

 



 

 

 

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.