Header Ads

Trending
recent

Talibanes atacan la base militar donde está destinado el Príncipe Harry,

Esta vez, el Ejército británico ha decidido anunciar desde el principio la misión en Afganistán del 'número tres' en la línea de sucesión al trono. El escuadrón de Harry servirá de apoyo, mediante helicópteros, a la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad en Afganistán (ISAF).

Dos marines estadounidenses han muerto esta noche y al menos otros cinco han resultado heridos en un ataque talibán masivo contra la base de Camp Bastion, en la que el Príncipe Harry se encuentra destinado en la provincia de Helmand, en el sur de Afganistán. Un portavoz militar, el sargento Bob Barko Jr., aseguró que el hijo menor del príncipe Carlos de Inglaterra ha salido ileso y se encuentra fuera de peligro.

Los talibán reivindicaron el ataque y dijeron que se trataba de una "venganza" por el vídeo de Mahoma que ha encendido una ola de violencia contra Occidente en el mundo musulmán. En Afganistán hasta ahora no se habían producido incidentes, porque básicamente la mayor parte de la gente no se ha enterado de la existencia del vídeo. Las páginas webs de Youtube, Google y Gmail están bloqueadas en el país desde el pasado jueves.

Los talibán también habían anunciado días atrás que querían acabar con la vida del príncipe y que estaban preparando un gran plan para conseguirlo.

El ataque empezó hacia media noche, dos horas menos en la Península, y se trató de una ofensiva masiva con cohetes, morteros, RPG y armas ligeras. Camp Bastion, y la mayoría de grandes bases internacionales en Afganistán, suelen ser atacadas con cohetes, pero es muy raro que la insurgencia lleve a cabo grandes ofensivas.

Esas bases son instalaciones militares enormes, casi como ciudades, con grandes medidas de seguridad y donde se alojan miles de personas. Por lo tanto, las posibilidades de que los talibán puedan acceder en su interior son muy reducidas, pero ese tipo de ataques masivos acostumbran a tener un gran impacto mediático, más aún teniendo en cuenta que la base atacada esta noche es la mayor instalación militar de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad en Afganistán (ISAF) en el suroeste del país. Desde allí se coordinan todas las operaciones militares en esa zona de Afganistán, que es una de las de mayor presencia talibán.

Los talibán han difundido a través de twitter un vídeo y fotografías donde se ve Camp Bastion desde el exterior y una gran columna de humo negro que se eleva desde la instalación militar. A primera hora de la mañana, también aseguraron haber causado un alto número de bajas entre los soldados extranjeros e informaron que el príncipe Harry estaba herido, algo que fuentes de la OTAN han desmentido. La insurgencia suele exagerar el alcance de sus acciones.

No obstante, sí que es cierto que dos marines estadounidenses perdieron la vida y 16 talibán fueron abatidos, según confirmó la misión de la OTAN. Asimismo diversas aeronaves militares quedaron destruidas, y algunos hangares de la base, afectados.

Camp Bastion se divide en dos partes. En una se encuentran las fuerzas británicas principalmente. Y en la otra, conocida como Camp Leatherneck, soldados estadounidenses. Según parece, el ataque habría afectado especialmente a la parte norteamericana. En la instalación militar también se alojan efectivos de Dinamarca y Estonia.

Harry de Inglaterra regresó hace sólo unos días a Afganistán para una misión de cuatro meses como piloto de helicóptero de las Fuerzas Aéreas británicas, según informó el Ministerio de Defensa en Londres.

"No queremos secuestrarlo, sino matarlo", declaró Zabihullah Mujahid, un portavoz de los insurgentes, en una entrevista con la agencia France Presse, cuando se hizo público que el príncipe estaba en territorio afgano. Mujahid aseguró tener un "plan muy importante" para cumplir su cometido.

No es la primera vez que el nieto de Isabel II cumple con su misión militar en el país. Anteriormente ya había estado en Afganistán en el 2008, pero en aquel entonces la misión era secreta, aunque acabó aireada por los medios británicos. Por eso, Defensa lo envió de vuelta a Reino Unido tras apenas diez días, por temor a que su presencia pudiera poner en riesgo su seguridad y la de su unidad.

Esta vez, el Ejército británico ha decidido anunciar desde el principio la misión en Afganistán del 'número tres' en la línea de sucesión al trono. El escuadrón de Harry servirá de apoyo, mediante helicópteros, a la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad en Afganistán (ISAF).

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.