Header Ads

Trending
recent

La OTAN reconoce la pérdida de seis cazas por el ataque taliban perpetrado contra la base de donde cumplía servicio el Príncipe Harry

Los talibanes luchan por derrocar al Gobierno afgano y lograr la salida inmediata de las tropas internacionales desplegadas en el país con vistas a implantar un régimen fundamentalista islámico, como ya hicieron entre los años 1996 y 2001.

La misión de la OTAN en Afganistán (ISAF) reconoció hoy que perdió seis cazas en el transcurso del ataque talibán del viernes contra la base de Camp Bastion, donde está destinado el príncipe Enrique de Inglaterra y en el que murieron dos marines estadounidenses.

"Seis cazas AV-8B Harrier quedaron destruidos y dos sufrieron daños significativos. Tres puestos de carga de combustible también quedaron destruidos y seis hangares sufrieron algunos daños", explicó hoy la organización militar en un comunicado.

La ISAF aseguró que el ataque comenzó el viernes por la noche y que estuvo "bien coordinado", y reconoció que los agresores, "al menos 15", se organizaron en tres equipos y lograron penetrar en el perímetro de la base en un punto. "Estaban bien equipados y entrenados. Vestían uniformes del Ejército de EEUU y estaban armados con rifles automáticos, lanzagranadas y chalecos explosivos", afirmó la ISAF en su nota.

De acuerdo con la versión oficial, las tropas internacionales mataron a catorce insurgentes e hirieron a otro que fue detenido, mientras que en su bando murieron dos soldados y otras nueve personas -ocho militares y un civil- sufrieron heridas.

La base Camp Bastion, defendida por militares británicos y de EEUU, se encuentra en el distrito de Washer, en la conflictiva provincia de Helmand, uno de los bastiones de los insurgentes, que atribuyeron la acción a una "venganza" por el vídeo contra Mahoma.

"Ha sido un acto de venganza contra el vídeo anti-islámico realizado en Estados Unidos", explicó este sábado un portavoz de las milicias insurgentes, Mohamed Yusuf Ahmadi.

Los talibanes habían llamado a vengar el vídeo sobre Mahoma que ha generado amplias protestas en el mundo musulmán, aunque el gobierno afgano bloqueó Youtube para impedir su difusión y este viernes hubo solo pequeñas protestas en el este del país.

De acuerdo con medios británicos, en Camp Bastion está destinado el príncipe Enrique de Inglaterra, que resultó ileso, en la que es su segunda estancia militar en Afganistán, donde está en marcha el proceso de repliegue de las tropas internacionales.

La misión de la OTAN en Afganistán (ISAF) reconoció hoy que perdió seis cazas en el transcurso del ataque talibán del viernes contra la base de Camp Bastion, donde está destinado el príncipe Enrique de Inglaterra y en el que murieron dos marines estadounidenses.

"Seis cazas AV-8B Harrier quedaron destruidos y dos sufrieron daños significativos. Tres puestos de carga de combustible también quedaron destruidos y seis hangares sufrieron algunos daños", explicó hoy la organización militar en un comunicado.

La ISAF aseguró que el ataque comenzó el viernes por la noche y que estuvo "bien coordinado", y reconoció que los agresores, "al menos 15", se organizaron en tres equipos y lograron penetrar en el perímetro de la base en un punto. "Estaban bien equipados y entrenados. Vestían uniformes del Ejército de EEUU y estaban armados con rifles automáticos, lanzagranadas y chalecos explosivos", afirmó la ISAF en su nota.

De acuerdo con la versión oficial, las tropas internacionales mataron a catorce insurgentes e hirieron a otro que fue detenido, mientras que en su bando murieron dos soldados y otras nueve personas -ocho militares y un civil- sufrieron heridas.

La base Camp Bastion, defendida por militares británicos y de EEUU, se encuentra en el distrito de Washer, en la conflictiva provincia de Helmand, uno de los bastiones de los insurgentes, que atribuyeron la acción a una "venganza" por el vídeo contra Mahoma.

"Ha sido un acto de venganza contra el vídeo anti-islámico realizado en Estados Unidos", explicó este sábado un portavoz de las milicias insurgentes, Mohamed Yusuf Ahmadi.

Los talibanes habían llamado a vengar el vídeo sobre Mahoma que ha generado amplias protestas en el mundo musulmán, aunque el gobierno afgano bloqueó Youtube para impedir su difusión y este viernes hubo solo pequeñas protestas en el este del país.

De acuerdo con medios británicos, en Camp Bastion está destinado el príncipe Enrique de Inglaterra, que resultó ileso, en la que es su segunda estancia militar en Afganistán, donde está en marcha el proceso de repliegue de las tropas internacionales.

Los talibanes luchan por derrocar al Gobierno afgano y lograr la salida inmediata de las tropas internacionales desplegadas en el país con vistas a implantar un régimen fundamentalista islámico, como ya hicieron entre los años 1996 y 2001.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.