Header Ads

Trending
recent

Ha sido detenido el imán que acusó falsamente a una niña cristiana con síndrome de Down de quemar hojas del Corán

Desde que una niña con deficiencias psíquicas fue falsamente acusada de quemar unas hojas del Corán, hecho que fue considerado como un gravísimo delito de blasfemia, los cristianos de Lahore viven bajo un régimen de terror, como sus hermanos de Mhrabad, un barrio de Islamabad del que más de 600 familias cristianas han huido.

Los cristianos de un barrio chabolista próximo a Lahore viven una interminable pesadilla, porque un imán mentiroso (como todos) tuvo la ocurrencia de afirmar  a mediados de agosto que Rimsha Masih, una niña con síndrome de Down, había reducido a cenizas varias páginas del libro basura de los musulmanes. Desde entonces las amenazas y agresiones de las turbas se suceden; los muslimes, con ánimo intimidatorio, siembran las calles de balas; los maulvis (clérigos agarenos) coaccionan y anuncian nuevas y más implacables violencias contra los cristianos, mientras que la corrupta policía aparece de cuerpo presente en los lugares conflictivos a las muchas horas de ser requerida su inútil presencia.

Según informa  Pakistan Christian Post, el 30 de agosto, los mahometanos exigieron a los cristianos del barrio  que se convirtieran al islam o abandonaran el lugar ; al día siguiente, una muchedumbre ululante cercó las hogares de los infieles coreando el lema “Naara-e-takbir”, que es el utilizado por los yihadistas  antes de perpetrar sus matanzas, y los ulemas, jefes espirituales de los creyentes, llamaron armados a las puertas de los hogares de los líderes cristianos para hacerles una oferta no podían rechazar.

Desde el 18 de agosto, Rimsha permanece en prisión. Centenares de cristianos han perdido sus hogares, todas sus pertenencias y han experimentado durante semanas el pánico y la desesperación. Y todo esto ha sucedido porque a un imán, llamado Jalid Yadun, se le ocurrió manipular unas pruebas que acreditaban la existencia de un delito de blasfemia. Sin embargo, tras descubrirse el burdo montaje, el imám Jalid ha sido detenido y ya se encuentra en la misma prisión donde  todavía se pudre Rimsha.

En la República Basura Islámica de Pakistán, país en el que la cristiana Asia Bibi espera la muerte en una lóbrega mazmorra por su condición de blasfema, una menor con síndrome de Down ha sido detenida y recluida en una sórdida prisión por un delito de blasfemia, es decir, de opinión... algo insólito en cualquier sistema jurídico del mundo civilizado, pero no ajeno al espacio sometido a la barbarie de la Sharía.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.