Header Ads

Trending
recent

Ingrid Carlqvist | Discurso en el Parlamento Europeo en Bruselas el 9 de julio

Ladies and gentlemen. My name is Ingrid Carlqvist and I was born in Sweden in 1960, when the Social Democrats were gonna rule forever and ever and our country was the nicest and safest and most progressed in the world. Now I live in Absurdistan – a country that has the highest figure of reported rapes in the world, hundreds of so called “exclusion areas” where people live outside the Swedish society and with newspapers that hide all these horrible facts to the people.
Traducción al español tras la versión original reproducida de su blog

I feel just like Dorothy Gale in The Wizard of Oz – a tornado came and blew me miles and miles away from home and dumped me in a country I don’t know.

“Toto, I have a feeling we’re not in Sweden anymore.”

Like Dorothy I’m searching for a way to find my home, but on my path I only meet lions without courage, scarecrows without brains and tin men without hearts.

When I grew up our prime minister was Tage Erlander, a Social Democrat. In 1965 he said in parliament, after violent race riots in America:

“We Swedes live in a so infinitely happier situation. The population in our country is homogeneous, not just according to race but also in many other aspects.”

Now I live in a nation that is not homogenous in any respect. Olof Palme that came after him decided that homogeneous was a bad thing and opened up our borders for people from all over the world. And from right to left the politicians told us that there was no such thing as a Swedish culture, no Swedish traditions worth mentioning and that we Swedes should be grateful that so many people with REAL culture and REAL traditions came to us.

Mona Sahlin, a later leader of the Social Democrats, said in an interview 2002 with the magazine Euroturk, when asked what Swedish culture is:

“I’ve often had that question, but I can’t think of what Swedish culture is. I think that is what makes us Swedes so envious of immigrants. You have a culture, an identity, something that ties you together. What do we have? We have Midsummer’s Eve and such corny things.”

She also said: The Swedes must integrate into the new Sweden. The old Sweden is not coming back.

In this New Sweden we have more reported rapes than any other country in the European Union, according to a study by professor Liz Kelly from England. More than 5 000 rapes or attempted rapes were reported in 2008 (last year it was more than 6 000). In 2010 another study reported that just one country in the world has more rapes than Sweden, and that is Lesotho in South Africa. For every 100 000 inhabitants Lesotho has 92 reported rapes, Sweden has 53, The United States 29, Norway 20 and Denmark 7.

In 1990 the authorities counted to 3 exclusion areas in Sweden, suburbs where mostly immigrants live, where very few have a job to go to, almost all of them live by welfare and the children don’t pass their exams. In 2002 they counted to 128 exclusion areas. In 2006 we had 156 and then they stopped counting. In some cities, like Malmo where I live, a third of all inhabitants live in an exclusion area.

What did Tage Erlander mean when he said that the Swedish population was homogeneous, not just according to race but also in many other aspects? I think he meant things like norms, values, culture and traditions. A feeling of fellowship. That we all, in the Old Sweden, had a similar view of what a good society is and how we solve conflicts. He KNEW what the Swedish culture was all about, in contrast to Mona Sahlin.

In the New Sweden we need armed police officers at our hospitals because rivalling families fight each other in the hospital rooms. They gun each other down in open streets and they rob and beat old people up. The crime rate grows by the minute, but the Swedish politicians and journalists tell us that is has absolutely nothing to do with immigration. The fact that our prisons are full of foreign people is just a coincidence or is explained by socio-economic factors.

For many years I was a journalist in the mainstream media. But I was always a bit of a troublemaker, always suspicious of what people said was THE TRUTH. When everybody ran in one direction, I turned around in the other direction to see what was there.

In January 2011 something happened to make me loose my last hope about Swedish journalists. I was the vice chairman of The Society of Publicists in Malmo and had invited the Danish journalist Mikael Jalving to talk about his coming book “Absolute Sweden – a Journey in the Country of Silence”. One day the chairman phoned me and said: We must cancel Mikael Jalving because he is going to talk at a meeting arranged by a newspaper called National Today.

It didn’t matter to him, or to anyone else on the board of this society for journalists that Jalving was going to talk about his book. If he went to that meeting he would be infected by nationalist ideas and probably he would become a Nazi.

You see, everyone with a different opinion in Sweden really IS a Nazi!

That’s the way it works in the New Sweden, the country I call Absurdistan. The country of silence.

I was furious and left the board of that society. That led to my being invited to The Danish Free Press Society to talk about the strange country of Sweden and that led to my founding of The Swedish Free Press Society.

That is how Lars Hedegaard and I found each other. But we didn’t settle for running one Free Press Society each, since we both have a solid background as journalists we decided to start a newspaper. A good old, old-fashioned printed newspaper. We decided to call it Dispatch International because our vision is that this newspaper will become worldwide one day. But first we take Manhattan, then we take Berlin. Or rather – first we take Scandinavia and then we take the world!

Dispatch will be printed in two versions – one Danish and one Swedish – but all the stories are the same. And on the internet you will be able to read our stories in English and German as well. We will write about politics in our countries and in the world. We will write about all those things that mainstream media have been hiding for so many years now. We will distinguish between news stories and commentaries and the tone will be subdued. We will let the facts talk, the facts that mainstream journalists hide from people.

The situation in Sweden is far worse than in Denmark. In Sweden NOBODY talks about immigration problems, the death of the multiculti project or the islamisation/arabisation of Europe. If you do, you will immediately be called a racist, an Islamophobe or a Nazi. That is what I have been called since I founded the Free Press Society in Sweden. My name has been dragged through the dirt in big newspapers like Sydsvenskan, Svenska Dagbladet and even my own union paper, The Journalist.

So now I need you all to be my Glinda, the Good Witch of the North, and help me find my home again! I don’t think it will work to tap the heels of my ruby slippers together three times as Dorothy did to wake up in her bedroom in Kansas. But if you support Dispatch by taking a subscription or become a shareholder or just donate money to us, you will take me one step closer to home. To the Sweden that once was, the Sweden I want back.
TRADUCCIÓN ESPAÑOL

“Damas y caballeros. Mi nombre es Ingrid Carlqvist y he nacido en Suecia en 1960, cuando los socialdemócratas iban a gobernar para siempre y nuestro país era el más hermoso, seguro y progresista del mundo. Ahora vivo en Absurdistán, un país que tiene los mayores índices de violaciones en el mundo, cientos “áreas de exclusión” (barrios fuera de la ley) en las que la gente viven fuera de la sociedad sueca y con periódicos que esconden a la gente todos estos terribles realidades.

Me siento exactamente como Dorothy Gale en “El Mago de Oz”: un tornado llega y me envía a millas de distancia de mi hogar y me suelta en un país que no conozco. Siento que ya no estamos más en Suecia. Al igual que Dorothy estoy buscando mi camino de vuelta a casa, pero en mi recorrido sólo encuentro leones sin valor, espantapájaros sin cerebro y hombres de hojalata sin corazón.
Cuando era una niña, nuestro primer ministro era Tage Erlander, un socialdemócrata. En 1965 dijo en el parlamento, refiriéndose a uns violentos disturbios raciales ocurridos en EE.UU: “Nosotros los suecos vivimos felizmente en una situación infinitamente mejor. La población de nuestro país es homogénea, no sólo en el aspecto racial sino en muchos otros aspectos”.

Ahora vivo en una nación que ya no es homogénea en ningún aspecto. El sucesor de Tag Erlander, Olof Palme, decidió que la homogeneidad era algo malo y abrió nuestras fronteras para que vinieran gentes de todo del mundo. Y desde la derecha hasta la izquierda los políticos nos dijeron que no había una cosa llamada “cultura sueca”, ninguna tradición sueca digna de mención y que los suecos deberían estar agredecidos de que tanta gente con VERDADERA cultura y VERDADERAS tradiciones vinieran a vivir con nosotros.

Mona Sahlin, una dirigente socialdemócrata, dijo en una entrevista en 2002 a la revista Eurotuk (turca), al ser preguntada por la cultura sueca: “A menudo me he hecho esa pregunta, pero no puedo imaginarme que es eso de la cultura sueca. Pienso que es lo que nos hace a los suecos ser tan envidiosos de los inmigrantes. Vosotros tenéis una cultura, una identidad, algo que os une. ¿Qué tenemos nosotros? Tenemos el solsticio de verano y otras cursiladas del mismo género. Los suecos deben integrarse en la Nueva Suecia. La Vieja Suecia ya no volverá”.

En esta Nueva Suecia tenemos más violaciones que en ningún otro país de la UE, según datos de un estudio de la profesora Liz Kelly de Inglaterra. Más de 5.000 violaciones o intentos de violaciones fjeron contabilizados en 2008 y más de 6.000 en 2009 (los datos de años posteriores no hacen sino confirmar la tendencia a la alza). En el 2010 otro estudio concluyó que sólo en un país en el mundo, Lesotho (enclavado en África del Sur) se cometían más violaciones que Suecia. Por cada 100.000 habitantes, en Lesotho había 92 violaciones, en Suecia 53, en los EE.UU 29, en Noruega 20 y en Dinamarca 7.

En 1990 las autoridades contaban 3 “áreas de exclusión” suburbios mayormente poblados por inmigrantes, de los cuales muy pocos tienen un trabajo, la inmensa mayoría vive de los subsidios estatales y los niños no asisten a clase. En 2002 se contabilizaba 128 “areas de exclusión”, auténticos territorios perdidos para el país. En el 2006 estas eran ya 156 y ya se ha dejado de contar. En algunas ciudades como Malmo, donde vivo, una tercera parte de los habitantes viven en “áreas de exclusión” donde la Policía apenas se atreve a entrar.

¿Qué quería decir Tag Erlander cuando dijo que la población sueca era homogénea, no sólo racialmente sino también en otros aspectos? Pienso que estaba pensando en cosas como los valores, la cultura y las tradiciones: un sentimiento de comunidad. Todos en la Vieja Suecia teníamos un similar punto de vista sobre lo que significaba una buena sociedad y cómo resolver los conflictos. Él sabía que la cultura sueca era todo eso, contrariamente a Mona Sahlin.

En la Nueva Suecia necesitamos policías armados en nuestros hospitales a causa de la rivalidad de familias que pelean unas contra otras en las mismas habitaciones de los hospitales. Se disparan unos a otros en las calles y roban y golpean a la gente mayor. Los índices de criminalidd crecen por minutos, pero los políticos suecos y los periodistas nos dicen que eso no tiene absolutamente nada que ver con la inmigración. El hecho de que nuestras prisones estén llenas de extranjeros es sólo una coincidencia o es explicado a través de alambicados razonamientos en que los factores socioeconómicos son privilegiados sobre cualquier otra consideración.

Durante muchos años he sido una periodista de la gran prensa. Pero siempre he sido una especie de alborotadora, una inconformista, siempre he tenido sospechas acerca de lo que la gente denomina la VERDAD. Cuando todo el mundo va en la misma dirección yo voy en la dirección contraria para ver que hay ahí.

En enero del 2011 algo sucedió que hizo que perdiera mi última esperanza acerca de los periodistas suecos. Yo era la vicepresidenta de la Sociedad de Periodistas de Malmo e invité al periodista danés Mikael Jalving para que hablara acerca de su libro de próxima publicación “Suecia absoluta: un viaje al País del Silencio”. Un día el presidente de la Sociedad de Periodistas me llamó por teléfono y me dijo: “Debemos cancelar la invitación a Jalving porque está por hablar en un miting organizado por un diario llamado National Today”. No le importaba nada ni a él ni a nadie en el consejo de la Sociedad de Periodistas lo que Jalving decía en su libro. Si iba a ese miting estaría infectado de ideas nacionalistas y problemente sería un nazi.

Como véis: todo aquel que tiene una opinión distinta en Suecia es un nazi. Así funcionan las cosas en la Nueva Suecia, el país que yo llamo Absurdistán. El País del Silencio. Eso me enfureció y abandoné el consejo de la Sociedad de Periodistas de Malmo. Esto hizo que fuera invitada por la Sociedad Danesa de Prensa Libre para hablar del extraño país que es Suecia, y eso me llevó a fundar la Sociedad Sueca de Prensa Libre.

Es así como Lars Hedegaard y yo nos encontramos. Como tenemos una sólida formación como periodistas decidimos abrir un periódico. Uno bueno, impreso a la vieja usanza. Decidimos llamarlo Dispatch Internacional porque nuestra meta es que este diario sea un día internacional. Antes que conquistar Manhattan, conquistaremos Berlin. O mejor: ¡primero conquistaremos Escandinavia y después el mundo!

Dispatch Internacional saldrá en dos versiones, una en danés y otra en sueco, pero con el mismo contenido. Y en Internet se lo podrá leer en inglés y en alemán. Escribiremos sobre la política de nuestros países y del mundo. Escribiremos acerca de aquellas cosas que la gran prensa ha estado ocultando durante muchos años. Haremos distinción entre las noticias y los comentarios y el tono será neutro. Dejaremos que los hechos hablen por si mismos, los hechos que la prensa actual oculta a la gente.

La situación en Suecia es mucho peor que en Dinamarca. En suecia NADIE habla de los problemas delainmigración, la muerte del proyecto multicultural de islamización y arabización de Europa.S i alguien se atreve a hacerlo, enseguida es tratado de racista, de islamófobo y de nazi. Así he sido calificada desde que he fundado la Sociedad Sueca de Prensa Libre. Mi nombre ha sido arrastrado por el barro en los grandes periódicos como el Sydsvenskan, el Svenska Dagbladet e incluso en mi antiguo periódico, The Journalist.

Así pues, necesito que todos seáis mi Glinda, la Buena Hechicera del Norte, y me ayuden a encontrar el camino a casa. No creo que funcione el golpear los tacones de mis zapatillas tres veces como hacía Dorothy para despertarse en su dormitorio de Kanzas. Pero si apoyáis a Dispatch Internacional me ayudaréis a hacer un paso que me acerque a mi casa. A la Suecia que una vez fue, la Suecia a la que quiero volver.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.