Header Ads

Trending
recent

Fue violada y encarcelada por adulterio en Emiratos Árabes

Tres años después de volver a casa desde los Emiratos Árabes Unidos, donde fue encarcelada injustamente por adulterio después de denunciar a la policía que había sido violada, Alicia Gali sigue traumatizada por el suceso, tal como informa el diario australiano Couriermail.com.

Alicia Gali tiene 30 años, vive en Brisbane, Australia, y pasó ocho interminables meses en una sórdida prisión de los EAU. La mujer ha sido hospitalizada hastra en tres ocasiones en el último año como consecuencia de los traumas que arrastra tras ser víctima de una violación y ser acusada de ello en el país del golfo pérsico.

La víctima afirma que algunos ruidos y olores característicos le recuerdan a las “terribles” condiciones a las que fue sometida dentro de prisión. Esto desencadena en ella ansiedad, ataques de pánico y recuerdos de una terrible experiencia.

“Mis ataques se desencadenan por cosas tan simples como el olor corporal, ciertos alimentos, la gente hablando en distintos idiomas o si veo algo relacionado con una prisión”, dijo a The Mail el pasado domingo. “Si siento que estoy en un espacio donde no puedo salir, estoy atrapada o confinada de alguna manera, tengo ataques de pánico o de claustrofobia”, agregó.

La joven Alicia Gali trabajaba como gerente de un salón de belleza en un centro turístico en Emiratos Árabes Unidos. En el año 2008 fue acusada de adulterio y encarcelada, luego de denunciar a la policía que había sido drogada y violada por dos de sus compañeros de trabajo, en las dependencias del complejo.

Lo último que recordó, antes de despertar a la mañana siguiente con dolores y algunas lesiones en el cuerpo, fue a un miembro del personal laboral poner hielo en su bebida.

Gali ha hablado en exclusiva para The Sunday Mail, un periódico australiano, después de interponer una demanda legal contra la cadena de hoteles’Le Meridien Al Aqah Beach Resort’.



Ahora ha vuelto a hablar para expresar su tristeza y decepción por el hecho de que el complejo no haya respondido a las peticiones del bufete de abogados Maurice Blackburn, que reclama 27.000 dólares australianos para pagar los gastos médicos a los que se ha tenido que hacer frente la joven.

Gali, a la que le ha sido diagnosticado un trastorno severo de estrés postraumático, es incapaz de trabajar y ha tenido que pedir prestamos a sus familiares y amigos para pagar parte de su tratamiento en los hospitales, así como el asesoramiento jurídico.

“Alicia ha pasado por un calvario increíblemente traumático y se merece que la empresa pague lo que ha gastado tras este trauma, por no proporcionarle un ambiente de trabajo seguro”, dijo el abogado Maurice Blackburn.
“Antes, yo era feliz, quería viajar por el mundo y experimentar cosas nuevas y eso lo estaba haciendo trabajando en ese país. Amaba mi trabajo”, indicó Alicia Gali, quien asume que, a partir del terrible suceso, ” mi vida ya nunca será la misma”.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.