Header Ads

Trending
recent

Una fatua prohíbe en Egipto cazar ranas porque cantan alabanzas a Alá. Ninguna fatua ha condenado las matanzas de cristianos

Por Dazibao-Ñ-/
Un organismo religioso, formado por los más prestigiosos jurisconsultos egipcios, ha dictado una fatua que prohíbe a los creyentes de Alá cazar y matar ranas, puesto que cuando croan lanzan alabanzas a Alá.

Según Jihad Watch, los más sabios jurisprudentes del país del Nilo han evacuado una fatua en la que queda prohibido terminantemente vender ranas a personas que puedan hacer un uso culinario con ellas. El fundamente jurídico de tal medida se encuentra en un hadiz, donde se relata que Mahoma dijo a sus secuaces: “Cuando una rana croa alaba a Alá”. Pero el “Profeta” , seducido por el canto divino de las ranas, tuvo otras ocurrencias menos humanitarias, como ordenar el exterminio de los perros negros por considerarlos “diablos”.

Fruto de los desvaríos de este personaje,  cómico y macabro, es una continua emisión en nuestros días de fatuas disparatadas, risibles y sórdidas. Por ejemplo, un imán lanza una fatua en la que se condena a muerte a Mickey Mouse por su condición de “corruptor impuro” y “soldado de Satán”; otro, marroquí él, dictamina que es halal (lícito) mantener buenos coitos con la esposa muerta; otros, no menos enajenados, autorizan arrojar ácido a la cara de las mujeres  o conminan al asesinato de raperos; y no faltan los que, teniendo fijación por las cosas de culo, regulan minuciosamente todo lo referido al ventoseo.

La fatua todo lo puede y nada escapa a su imperio. Y de la misma manera que un humano salido del Callejón del Gato declara  divinos mediante una fatua los arranques líricos de un sapo basándose en un hadiz, puede definir como santo el flatuleo de un esforzado almuédano que llama a la oración. Como decían los antiguos: “Lo que natura non da, Salamanca non presta”.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.