Header Ads

Trending
recent

Pablo Barranco | España se hunde

Ya estamos intervenidos formalmente. Los “hombres de negro” de Bruselas han obligado a Rajoy a subir el IVA, y ahora tienen en el punto de mira las pensiones. De poco vale ahora decir que el Gobierno del PP nos ha engañado con el incumplimiento de sus promesas electorales. Si no tenían ni idea del terreno que pisaban, estamos en manos de unos inútiles. O de unos inconscientes, que viene a ser lo mismo.

¿Por qué Rajoy sube ahora el IVA si hace unos meses dijo que subía el IRPF para no subir el IVA? Es más, pone en marcha prácticamente todos los cambios que venía negando en los últimos 7 meses en el Gobierno.

Un Gobierno serio habría tomado las medidas más duras desde el primer momento, sin esperar a que nos humillaran desde Bruselas. Pero las prioridades eran otras: ganar en Andalucía (vaya fracaso), no desgastar a su carismático líder y no enfadar a la gran banca.

La subida del IVA, al igual que la del IRPF y de los recortes en Sanidad y Educación, dañan a los de siempre: al pequeño comerciante, al autónomo, al asalariado. En una actitud cobarde y antisocial, no se plantea en ningún momento recortar en gastos superfluos de la casta oligárquica política.

Solamente con la desaparición, entre otros, del inútil Senado (vestigio borbónico), de las Diputaciones (oasis del enchufismo político), de los Consells Comarcals (santo y seña del contrapoder CiU-PSC), o de las televisiones públicas (armas de la manipulación informativa), nos ahorraríamos la friolera de más de 25.000 millones de €, casi 5 veces más que lo que va a aportar la subida del IVA al 21%.

Asimismo, con la reforma o supresión de, por ejemplo, las subvenciones estatales (sindicatos anacrónicos UGT-CCOO, patronales y amiguetes varios), de los sueldos de altos cargos públicos, de los 40.000 coches oficiales y las 10.000 tarjetas de crédito que pagamos entre todos, nos ahorraríamos otros 20.000 millones de €. Total, 45.000 millones de €, que nos permitirían de golpe liberarnos del chantajismo y el yugo del poder de Bruselas. Pero no, lo fácil es subir los impuestos y hundir más todavía en la miseria a miles de familias españolas.

Porque con la subida del IVA se retrae el consumo, se ralentiza la demanda, se cierran industrias, se crea más paro, se paraliza el crédito, y…se hunde al país.

Y de esta manera vamos camino de ser Grecia. O quizás hacia una sublevación popular. ¿Quién pensaba en 1931 que en unos meses Alfonso XIII huiría como un conejo y su régimen se derrumbaría?

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.