Header Ads

Trending
recent

El Frente Nacional de Marine Le Pen se convierte en el primer partido obrero de Francia

Los franceses musulmanes se han convertido en el nuevo y principal «vivero» social, electoral y político del PS y todas las izquierdas, cuando los obreros han girado a la derecha o la extrema derecha.

Se trata de un proceso sociológico, cultural y político de fondo. El 57 % de los franceses musulmanes votaron por François Hollande en la primera vuelta de las todavía recientes elecciones presidenciales, y fueron un apoyo determinante de su victoria contra Nicolas Sarkozy: el 86 % de los musulmanes franceses votaron socialista en la segunda vuelta de las últimas presidenciales.

Dos meses y medio más tarde, nuevos ensayos sociológicos subrayan que el voto presidencial «solo» confirmaba una «tendencia de fondo», que Jérôme Fourquet, director del Ifop, comenta de este modo: «Los musulmanes franceses comenzaron a girar a la izquierda hacia el 2007. En el 2002, un 17 % de los franceses musulmanes decían tener simpatía por Jacques Chirac. Cinco años más tarde, la cota de simpatía de Sarkozy entre los musulmanes había caído al 7 %».

Sarkozy nombró ministra de Estado a una hija de inmigrantes marroquíes, Rachida Dati. Hollande ha nombrado portavoz de su gobierno a la hija de una familia de inmigrantes, musulmanes muy piadosos, Najat Vallaud-Belkacem. Una de las figuras ascendentes del socialismo francés es Seybah Dagoma, la primer francesa negra, de origen africano, elegida diputada, en Francia.

Nos cuenta Juan Pedro Quiñonero en un magnífico artículo en ABC, que Seybah Dagoma es hija de padres originarios del Tchad, de familia muy piadosa, y está considerada como un emblema de la «nueva diversidad cultural francesa».

El giro a la izquierda de los franceses de religión musulmana y raza negra coincide con el giro a la derecha de los obreros pobres. El Frente Nacional  de Marine Le Pen es el primer partido obrero de Francia. Gabriel Chervier, sociólogo, comenta el doble proceso de este modo: «El multiculturalismo de las izquierdas inquieta a los obreros y los agricultores, que no entienden nada de esa evolución cultural. Los obreros pobres perciben el multiculturalismo de la sociedad francesa como una amenaza para su identidad. Mientras negros y musulmanes aspiran a integrarse plenamente, los obreros se sienten desplazados y giran a la derecha o la extrema derecha».

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.