Header Ads

Trending
recent

Mata a su mujer embarazada a golpes porque no votó a los Hermanos Musulmanes

Por Dazibao-Ñ-/
En Alejandría, un fontanero golpea hasta la muerte a su esposa embarazada por no votar a Mahoma Mursi, el candidato presidencial de los Hermanos Musulmanes.

Al ArabiyaNews. Los vecinos de "Aisha",  alertados por sus gritos y súplicas,  llamaron a la policía, aunque se desconoce cuánto  tiempo tardó la fuerza pública en personarse en el lugar de los hechos. Los agentes, al entrar en el domicilio donde se había producido la disputa familiar, encontraron el cuerpo inerte y amoratado de “Aisha”, a quien su cónyuge, “Mahoma”, le había propinado sin misericordia una brutal paliza. La víctima fue trasladada a un hospital, pero las heridas eran tan graves que le provocaron la muerte.

“Mahoma”, de profesión fontanero, no descargó sin piedad sus golpes sobre “Aisha” hasta matarla porque ésta le fuera infiel o pretendiera abandonarle, sino por su actitud desobediente. Y es que “Mahoma” descubrió que su esposa no había votado a los Hermanos Musulmanes, pese a sus indicaciones y deseos, por lo que fue severamente corregida.

El asesino, que habrá sido ilustrado en las enseñanzas del “Profeta” por personajes de catadura moral similar a la del imán de Tarrasa, sabiéndose amo y señor de su hembra desobediente obró según los dictados del Mensajero de Alá: “Los hombres tienen autoridad sobre las mujeres en virtud de la preferencia que Alá ha dado a unos sobre otros (...) ¡Amonestad a aquéllas  de quienes temáis(1) que se rebelen , dejadlas solas en el lecho, pegadles! Si os obedecen, no os matáis más con ellas. Alá es excelso, grande”. (Corán, 4-34)  “Vuestras mujeres son campo labrado para vosotros. ¡Id, pues, a vuestro campo como queráis, haciendo preceder algo para vosotros mismos... (Corán, 2-223) “Alá  os ordena lo siguiente en lo que toca a vuestros hijos: que la porción del varón (en la herencia) equivalga a la de dos hembras…” (4-11) “Llamad, para que sirvan de testigos, a dos de vuestros hombres; si no los hay, elegid a un hombre y a dos mujeres…”(2-282)

Pero los dictados de Alá no sólo se encuentran en las suras del Corán, sino también en los hadices que recogen los dichos y hechos del Enviado de Alá:

“El Mensajero de Alá, dijo: ¿Acaso el testimonio de una mujer no es como medio testimonio de un hombre?… eso forma parte de la carencia de vuestro intelecto… ¡Maldecís mucho y sois desagradecidas con quienes convivís!” (Al Bujari)

“El Mensajero de Alá, dijo: He visto el Infierno, y nunca había tenido una visión tan terrible de él como hoy, y he visto que la mayor parte de quienes allí se encontraban eran mujeres. Dijeron: ¿Acaso ellas no creen en Alá? Respondió: Son ingratas con quien conviven y con el bien que se les hace; aunque le hicieras el bien a una de ellas toda la vida, si luego ve que fallas en algo, te diría: Nunca he visto nada bueno de ti” (Al Bujari)

Este es el “corpus doctrinal” de los Hermanos Musulmanes que no sedujo a “Aisha”, la apaleada mujer desobediente. Sin embargo, las acémilas y eunucos occidentales han visto en el triunfo de semejante mafia totalitaria una “esperanza democrática sin precedentes en Egipto”, tal vez porque las cantoneras, borrachos y buscadores de placeres ilícitos de Bruselas y Washington  practican sus vicios muy lejos de El Cairo.

(1) La mera sospecha justifica, según Alá, el apaleamiento.

 

 

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.